10

Fecundación in vitro

El doctor Coppola fue claro y directo tras examinar las pruebas que tenía nuestras: “Esto no es para una insemación artificial. Mi consejo como médico es ir directamente a una FIV”. Creedme si os digo que tuve que hacer un gran esfuerzo para no romper a llorar.
Puede que algun@s que me leais penséis que soy excesivamente dramática. No se. Yo creo que no estamos mentalmente preparados para asumir que en nuestro caso no va a ser tan fácil ser padres.
A mi eso de pensar ya en una Fecundación in vitro sin paso intermedio me sonó a catástrofe. Después fui tranquilizándome un poco pero, tres días después, sigo desconcertada.
A nuestro favor, razones de peso: frente a un 15-17% de éxito de la IA, la FIV ofrece cerca de un 70%. En contra, el precio (que triplica más o menos el coste de la segunda frente a la primera) y el tratamiento en sí, algo más complejo, con lo que ello conlleva.
Ahora mismo estoy en un mar de dudas…
Gracias por vuestras palabras. Para mi este blog está siendo muy importante. Algo terapéutico.
Gracias.

Anuncios
4

¿Es mi momento?

Recuerdo cuando una de mis mejores amigas me decía que, para decidirse a buscar un bebé, habían decidido dejar de pensar en los ‘contras’. “Nunca encontrarás el momento adecuado para ser madre, porque siempre hay circunstancias que te harán pensar que es mejor postergar la maternidad“. Cierto. Cuando uno de los dos miembros de la pareja está en paro, si llevas poco tiempo trabajando en la empresa y te da miedo a que te despidan al quedarte en estado, tal vez cuando tu relación no es aún ‘socialmente’ aceptada, si consideras que todavía te quedan muchas cosas por hacer antes de ser mamá… Mil factores. Por eso, el consejo tanto de mi amiga como de otras personas cercanas siempre ha sido el mismo: no pensarlo e ir a por ello.

Sin embargo, cuando decides NO PENSARLO E IR A POR ELLO y ese ‘ELLO’ no llega tienes tanto tiempo para pensar que en ocasiones te asalta el miedo… ¿Estaré preparada? ¿Ha llegado el momento de dejar de pensar en mi para pensar en otra personita? Y, lo más importante, ¿es lo que realmente quiero? Supongo que todas estas reflexiones en ocasiones no son más que para autoconsolarme o convencerme de que estoy bien, de que tal vez un embarazo no es lo que quiero.

La realidad es que tengo 32 años, que quiero ser mamá, que siento que es ahora el momento. Pero la Naturaleza para decir que NO, que no es mi momento. No sé. Supongo que este post es fruto del miedo y el nerviosismo que se está apoderando de mi. Se acerca el día de nuestra cita en la Clínica de Reproducción Asistida. Y tengo miedo. A que salga mal, a que nos metamos en un círculo vicioso de intentos fallidos, frustración, sentimientos enfrentados.

Tengo miedo. Siento que esta es una de las muchas cosas injustas que hay en este mundo.

Se que tengo que ser fuerte. Esta noche, sola en casa, me siento más frágil que nunca…