Punción ovocitaria… ¡Superada!

Ahora mismo no sé bien por dónde empezar. Si por mis sensaciones anoche, mientras hacía mías las canciones de Manuel Carrasco; las de esta mañana, con ánimo e ilusión, pero deseando estar ya de vuelta a casa; o lo que pasó por mi cabeza cuando me vi ya en la camilla esperando que me pasaran a quirófano… Me quedo seguro con dos cosas. La primera, ¡18 ovulitos! Y parece ser que 12 de ellos son maduros. No sabéis la alegría que nos ha dado a mi pareja y a mi cuando la doctora ha venido a ver qué tal estaba y a contarnos. Nos ha dicho que está genial, que ellos esperaban unos 10 o 12 y se han llevado una gratísima sorpresa. ¡Bravo!!!

En ese mismo instante he respirado aliviadísima, por el ‘run run’ que tenía en la cabeza por el tema de la medicación. Hoy de camino al hospital solo hacía pensar… ¿Me habré puesto bien el Ovitrelle??? ¿Qué me va a decir el Doc cuando le cuente lo que (no) me pasó??? Hasta se lo conté, que con los nervios tuve una confusión y tal y tal y tal. Pero bueno, parece que lo hice bien, amigas.

La verdad es que todo transcurrió muy bien. Llegamos media hora antes -yo soy así de ‘apretá’-, estuvimos esperando y a las diez en punto vinieron a por mi. Mi chico no podía acompañarme, así que nos echamos la más bonita de las miradas, nos dimos un beso y nos despedimos. ‘En una horita nos vemos‘. Él se fue a desayunar y yo rumbo a lo desconocido… Me puse mi bata, mis patucos y el gorro típico de quirófano y me llevaron hasta una cama. Una manta, me pusieron antibióticos vía venoso -no sé si se dice así!- y a esperar una media horita.

A las diez y media -imagino que sería esa la hora, que era lo previsto, pero tenía perdida la noción del tiempo- pasamos a quirófano. La verdad es que, por suerte, es la primera vez que entro en uno. No me asusté ni me puse algo más nerviosa hasta que me tumbaron en la camilla y empezaron a preparar ‘el tema’. De estos momentos solo recuerdo el frío. ¡Estaba tiritando!!! Entre los nervios y que realmente la temperatura estaba muy baja, intenté relajarme y concentrarme para no dar el espectáculo, la verdad. Pero el caso es que no recuerdo nada más. ¡Nada! Ni la anestesia. No sé si es que me desvanecí o que mi mente ha borrado ese pequeño episodio.

Cuando desperté allí estaba mi niño. Con esos ojazos azules, mirándome aliviado. A un lado él. Al otro, la doctora, Ángela. Qué bonito nombre, ¿verdad? Ella nos informó de todo, nos dijo lo de los 18 óvulos, los 12 maduros y me dijo que descansara, que intentara dormir. Él se quedó un ratito conmigo y después se lo llevaron a poner su ‘parte’ en esta aventura para tener nuestros bebés. Yo me quedé allí, tendida, con algo de dolor, la verdad, pero bien, contenta, y pensando cómo puede ser que para uno sea tan fácil como mantener una relación sexual… y otros nos veamos en esta tesitura. Se que no debería, lo se, pero realmente en ese momento, sin dramatismo, me puse a pensarlo.

Cuando ya llevaba una hora u hora y media allí -lo dicho, ¡noción del tiempo perdida!-, me levantaron, fui a cambiarme y listo. Esta primera parte ya está superada. Solo queda esperar a que mañana Cristina, embrióloga del centro, nos llame -entre las 9 y las 10.30 de la mañana!- para decirnos cuántos se han fecundado y darme nuevas instrucciones.

Y  es esta la otra cosita con la que me quedo de hoy. Estoy tan contenta de la elección del centro. No solo estamos muy seguros a nivel de profesionalidad, experiencia y equipamiento de la clínica, sino que además el personal -TODOS- son encantadores. No imagináis lo bien que nos han hecho sentir en todo momento. Desde la primera visita informativa que hicimos hasta el día de hoy. Un diez para ese equipo de FIV Marbella.

Espero no haberme alargado en exceso… Os escribo esto desde la cama. Me han mandado reposo absoluto los dos próximos días, que serán hoy y mañana, ya que el lunes vuelvo al trabajo. Me he echado una siesta buenísima mientras veía ‘Anatomía de Grey‘ y me dispongo a pasar una tarde de relax total mientras veo la lluvia caer.

Gracias a todas por vuestros mensajes. Y a las que estáis en pleno proceso como yo, ¡ánimo, valientes! Antes o después, lo conseguiremos.

Un abrazo

Anuncios

12 comentarios en “Punción ovocitaria… ¡Superada!

  1. Pingback: Cuando todo te recuerda a… | Objetivo: ¡Ser mamá!

  2. Pingback: Nueve días de ‘vida’ | Objetivo: ¡Ser mamá!

  3. Pingback: Cuenta atrás para ser mamá | Objetivo: ¡Ser mamá!

  4. Pingback: No es fácil | Objetivo: ¡Ser mamá!

  5. Pingback: 18, 15, 12, 12… 6 | Objetivo: ¡Ser mamá!

  6. Pingback: Este viernes, ¡cita con mi cigüeña! | Objetivo: ¡Ser mamá!

  7. Aún no sé cómo ha ido todo porque he estado liada este fin semana y quería leerte por orden. Pero me he acordado un montón de ti. ¡Qué bien que salieran tantos óvulos!

  8. Bueno, parece ser que todo ha ido de maravilla me alegro de corazón, eres una jabata, nos estas ayudando mucho contando paso a paso tu proceso, os merecéis lo mejor!!!. Felicidades campeona. Como tu dices no hay que lanzar las campanas al vuelo antes de hora porque la caída puede ser peor, pero parece que todo va de rechupete, ahora a relajarse y déjate mimar. Besotes.

    • Gracias por tus palabras, Mamen!!! Qué nervios! Estoy ahora mismo muy excitada, la verdad. Y deseando escuchar mañana la llamada de la clínica para decirnos cuántos óvulos fecundados tenemos.

      Verás que a tu hija también le va genial. Vamos a ser positivas! 🙂 Feliz noche de sábado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s