103

Vaso medio lleno, medio vacío…

Hace justo una semana estábamos mi chico y yo nerviosos, extraños… pero ilusionados, al fin y al cabo. Al otro día nos dirían si nuestra vida, POR FIN, cambiaba definitivamente, si en nueve meses tendríamos dos preciosos bebés en casa. El resultado ya lo sabéis, NEGATIVO. Me resulta difícil explicar la sensación al oír las palabras del Doc, su cara, la situación, el día que llevábamos de espera… “Lo siento, no ha habido embarazo“.

El mundo se me vino encima. Pese a que yo llevo toda la betaespera diciendo que estaba preparada para ambas situación -un SÍ o un NO-, me di cuenta que para nada, que en el fondo nos agarramos a la esperanza y esperamos que sí, que seamos de esas afortunadas mujeres que en su primera FIV se quedan en estado.

Ya os digo. Me cuesta recordar ese día. A mi y a mi novio. Nada más llegar a la clínica y sacarme sangre ya nos dijeron que tenían el aparato de diagnóstico estropeado, que habría que enviar la muestra fuera y tardaríamos algo más. “Esperad aquí y ahora mismo os digo”. Los dos con carita de circunstancias. “Lo siento… Hasta las cuatro no tendremos aquí los resultados“. Este cambio de planes fue como un gran jarro de agua fría. Para empezar, tuve que inventarme algo nuevamente en el trabajo. Claro. No es lo mismo llegar sobre la una del mediodía, que a las cinco y media, como llegué. Mi nariz de Pinocho empieza a pronunciarse!!! 

Para continuar, el día por la Costa del Sol parecía no querer hacer honor a su nombre. Fue un lunes bastante frío, nublado y con aire. Teníamos seis horas y media por delante y la verdad es que empezamos a sentirnos mal, nerviosos y la negatividad hizo acto de presencia. Me recordó a las jornadas de reflexión antes de unas elecciones, lo que pasa es que aquí nosotros no teníamos más que decir. Todo estaba hecho. Pero durante ese tiempo de espera nos dio tiempo, cada uno por su lado, a pensar el por qué no, nos olvidamos del por qué sí, con lo cual llegamos ya a la clínica algo ‘afectados’ y yo ya con ganas de llorar incontroladamente.

Pese a que intentamos entretenernos, nada nos hacía mantener la atención lejos de esa muestra de sangre. Intentamos ir de compras, pero es que realmente no nos apetecía. Así que finalmente fuimos a Fuengirola, donde estaba mi suegra, nos tendimos cada uno en el sofá y echamos un sueño breve. Después, paella. Y ya por fin, para el centro de reproducción asistida.

Lo demás ya lo sabéis. 

Una vez dado ese negativo y mis lágrimas hacer acto de presencia -el Doc fue súper comprensivo y nunca estaremos lo suficientemente agradecidos por el buen trato que nos dan… perdonad si soy tan repetitiva, pero lo valoramos mucho-, nos preguntó: ¿Queréis ver el vaso medio lleno… o medio vacío? Yo respondí sin dudarlo: “MEDIO LLENO“. Necesitaba verlo así. Pese a lo frustrante y triste de la situación, nuestro Gine nos dijo el porqué no debíamos desanimarnos, todo lo bueno que se había descubierto en esta primera FIV y que nos quedaban cuatro blastocistos esperando estar en mi vientre (dos intentos que solo supondrían la transferencia y su preparación).

resultados primera FIV

Yo ya he empezado otra cuenta atrás. El día 20 de este ciclo -la Regla no se hizo esperar y el Jueves ya me vino- volvemos a la clínica para ver qué tal me encuentro por dentro, por fuera… y planificar cuándo volveríamos a intentarlo.

 

GRACIAS A TODAS POR VUESTROS MENSAJES, TANTO DURANTE LA ESPERA COMO DESPUÉS. GRACIAS. De verdad no imagináis la fuerza que me da que andemos por aquí, entenderos y que me entendáis y poder desahogarme. GRACIAS.

 

Anuncios
39

Lights will guide you home

Quería daros las GRACIAS, así, con mayúsculas, a tod@s las que de una u otra manera estáis ahí, por apoyarme, por apoyaros, por alegrarme, por alegraros, por secar mis lágrimas, por dejar que os las seque… Hoy es el día después. Creo que hoy duele todo un poquito más. Uno empieza a ser consciente de que esos bebés no están aquí. Por lo que sea, seguro que para dejar paso a otros que por uno u otro motivo son los que deben estar.

Repasando este tiempo atrás, una de las cosas más hermosas que saco de todo esto sois vosotr@s, l@s que estáis ahí. Y no solo por las palabras y el apoyo que me transmitís a mi, sino por lo muy valiosas que somos TOD@S, las un@s para las otr@as. GRACIAS de corazón. Me encantará seguir vuestros pasitos, vuestros tropiezos, si tuviera que haberlos, para ver como os levantáis y el día en el que consigamos ese POSITIVO bien grande. Porque está ahí, en el horizonte, solo que hay que seguir luchando un poquito más.

Hoy tengo esta canción en la cabeza. Supongo que pese a lo triste que puede parecer, su mensaje es optimista: tenemos un hogar al que volver, alguien en quien cobijarnos y apoyarnos, ya sea una pareja, la familia y un/a muy mejor amig@. Lights will guide you home… And, WE fix you. Un abrazo.

22

Seis horas y cuarto

Aquí nos encontramos. Desayunando en una cafetería de Marbella esperando los resultados. Acaban de hacerme la extracción de sangre pero -oh, maldita casualidas- se ha estropeado la máquina de diagnóstico y no nos dan los resultados hasta… ¡Las cuatro de la tarde! Van a enviar la muestra a un laboratorio de Fuengirola y nuestra betaespera parece que se va a alargar un poquito más. Horas que nos parecen ya días!!!

La verdad es que la situación es un poco desesperante. He tenido que inventarme una historieta en el trabajo y tenemos seis horas y cuarto por delante. Hay que llenarlas pero esto ya se hace un poquito difícil.

GRACIAS A TOD@S POR MANDARME TANTA ENERGÍA POSITIVA.
UN ABRAZO

Corto y… cambio.

50

¿Hay alguien ahí???

Esa es la pregunta que más me hago estos días. Hoy justo hace una semana que Melli y Zos están conmigo, o deberían estarlo, deberían… Son ya siete días de betaespera y la verdad es que ya empiezo a ponerme nerviosilla, para qué negarlo. Supongo que realmente es normal que me esté pasando esto. De no ser así sería de piedra. Y no, soy humana. Tengo miedo. La prueba será ya el lunes y de verdad no veo el momento. Intento imaginarme qué pasará, cómo me sentiré, con un SÍ, con un NO, y no lo consigo.

Durante estos días he intentado ser positiva. La verdad es que lo he conseguido gran parte del tiempo. Me he acariciado mi vientre, les he hablado, mi chico y yo ya nos dirigimos a ellos -¡hasta nombres tenemos elegidos!!!- y cuando hablo con mi madre o mi suegri siempre hacemos referencia a ellos, ¡con sus nombres, ya os digo! Mi idea es intentar hacer todo lo posible por pensar en verde, en positivo. Sin embargo, desde ayer me noto algo caída.

Intento distraerme. Ya empecé mi curso de fotografía y cada cosa que aprendo, inconscientemente, la relaciono con mis mellis. Pienso en las preciosas fotos que podré hacerles, que serán mis mejores modelos, junto con mi niño de ojos azules… Veo la tele. Me he enganchado totalmente a ‘The Americans’ y me he visto en unos días la primera temporada entera. También me he dedicado a cocinar algo. Ahora que tengo tiempo –sin gym ni otras ocupaciones-, la verdad es que me relaja mucho ponerme a preparar platillos y a experimentar ¡No imagináis las almejas a la marinera que preparé el lunes! Pero bueno, más allá de todo esto, tengo dentro un nudito que no me deja centrarme bien en nada.

Respecto a síntomas, que me preguntaba nuestra amiga Ángeles -¡qué poquito te queda!-, no me he notado nada especial. Algunos días he tenido algún pinchazo en la tripa, pero es porque los nervios se me agarran ahí y a veces me duele. Debo relajarme para relajar el estómago y que se calme el malestar. Mucho flujo, pero es debido a la progesterona. Menos mal que uso salvaslip e incluso compresas, porque si no creo que tendría que renovar toooda mi ropa interior. Y cansancio, eso sí. Tengo mucho sueño y ganas de dormir, la verdad, pero eso no es raro. Por las noches suelo estar en coma y en estos días me he ido pronto a la cama porque solo he tenido ganas de terminar los días y que pasara rápido esta betaespera.

A lo que más le temo es a que me venga la regla, la verdad. Quiero enterarme de lo que sea el lunes en la clínica. No antes. De hecho mi chico me ha dicho que podíamos hacer nosotros la prueba el domingo en casa, aunque el 14 vayamos al Doc. Pero no me siento preparada para hacerla. Prefiero esperar. Como digo, no quiero antes del lunes, en el Doc, y con la seguridad de que el resultado que nos den es 100% fiable.

Para este finde, curso de fotografía esta tarde y mañana por la mañana… El domingo vamos para Málaga a ver a mi familia y a la de mi novio… Me queda por rellenar la tarde del sábado y las noches de hoy y mañana, que mi chico está de noche y estaré sola. A ver qué tal se me dan estas últimas horas antes de enterarme si mi vida cambiará… o todo seguirá más o menos igual.

 

Un abrazo a TOD@S Y CADA UN@ DE VOSOTR@S. Gracias por estar ahí. Por vuestros ánimos. Por vuestra fuerza. Esto es mutuo y cada buena noticia que me dais es buena noticia para mí. Igual que cada tropezón en el camino es una caída también para mí. Lo conseguiremos, de eso estoy segura, solo queda esperar.

 

31

Nueve días de ‘vida’

No dejo de preguntarme a cada momento qué ha de estar sucediendo en mi interior, cómo estarán mis huevitos, si se estará desarrollando todo con normalidad… Pese a que soy positiva, a ratitos las dudas me asaltan y no dejo de pensar. Hoy es el día nueve de vida de mis pequeños: pasaron a criopreservación el día 6 de su desarrollo, ya como blastocistos. Así, como el viernes fue la descongelación y transferencia embrionaria, hoy cumplen nueve días desde su creación. Si se tratase de un embarazo ‘normal’, hoy sería mi día 9 de gestación.

He intentado encontrar información en Internet que pudiera entender, pero la verdad es que sobre implantación embrionaria e implantación o todo es muy genérico y vago o ya nos metemos en artículos y vídeos más complejos. Al terminar este post podéis ver uno que más o menos me ha sido de utilidad. Hay partes en las que me he perdido pero bueno, grosso modo, me ha sido de utilidad para imaginar un poco lo que ha de estar pasando aquí dentro:

–     Melli y Zos están ya en el endometrio,

–     Mis dos huevitos cuentan con dos partes bien diferenciadas: la externa, trofoblasto, y la interna, embrioblasto. De la primera saldrá la placenta y de la segunda el embrión.

–     Ahora mismo imagino han de estar irrigándose fuerte en el endometrio, introduciéndose en los tejidos de su mamá, ¡de mi!

–     Será ya entre la segunda y la tercera semana cuando mi sangre les llegue a ellos y haya ya realmente conexión madre-hijo, por así decirlo. De hecho me dijo el Doc que no me preocupara, que lo que yo tomara de alimentos, bebidas, etc., solo les afectaría a MelliyZos a partir de esta segunda-tercera semana.

Son nociones un poco ‘vagas’, pero bueno, ¡algo es algo! Entiendo que lo fundamental es que mi endometrio acoja bien la llegada de estos dos ‘intrusos’, por así decirlo. Y es que el cuerpo en principio puede recibir a estos huevitos como algo externo y ‘peligroso’ para el organismo, rechazándolos y produciéndose así la no implantación de los embriones. Para ello es fundamental la mente positiva, para que nuestro cuerpo esté receptivo a lo que está por venir, ¡a lo que ya ha llegado!

Os dejo el vídeo que os comentaba y si encontráis algún artículo o vídeo que pueda serme de utilidad para saber más sobre qué está pasando ahora mismo no dudéis en enlazármelo aquí. ¡Gracias!

Vídeo
0

El milagro de la VIDA

No imagináis lo que he tardado en subir este vídeo, pero llevo pensándolo mucho tiempo. Se trata de una serie documental, DENTRO DEL CUERPO HUMANO. Vi el primer capítulo en TVE -no recuerdo si La1 o La2- y me dejó en shock. Nunca había visto ningún documental de este tipo. Encima, el primero versa sobre la REPRODUCCIÓN HUMANA y en esos momentos yo empezaba la búsqueda de mi bebé… Los busqué por cielo y tierra en la Red, los encontré, me los bajé… Y ahora he intentado volver a encontraros para dejaros el link y nada.

Al final me he puesto a subirlo a YouTube y aquí está. Espero que os guste. Yo lo he visto ya dos o tres veces y de verdad no me canso de verlo. Cada uno de ellos -como decía son cuatro- es excepcional.

Así que… 3, 2, 1…

 

¡Y QUÉ POCO HAN TARDADO EN ELIMINARLO!!! Ay, ¡qué pena! Es que ojala encontrara el enlace al mismo para que pudierais verlo. L@s que estéis interesad@s en verlo podéis enviarme un correo electrónico (mamibloguera arroba gmail.com) y os lo envío, ¿os parece??? Gracias y disculpad las molestias!!!! 

Imagen
7

Mi mamá me mima

Mi mamá me mima

Domingo por la mañana y me quedo sola en casa. La verdad es que llevo todo el fin de semana del sofá a la cama y de la cama al sofá -¡sin pasar por Ikea! Mi madre se ha venido con nosotros estos días. Aunque ya le había dicho reiteradamente que no era necesario, que mi príncipe de ojos azules me cuidaría muuuy bien, entiendo que ella quiere estar. Aunque no soy madre aún, sí me ha demostrado siempre que está para todo, para lo bueno, para lo malo… y ella no se quería perder el volver a cuidarme como cuando era pequeña y estaba en cama.

Realmente me ha venido genial. Es en estos momentos cuando más echo de menos el tenerla cerca. Y es que desde hace casi diez años ya no vivimos en la misma ciudad. Primero viví en Madrid y ya después, desde hace casi tres años, por tierras gaditanas. Estamos cerquita, la verdad, pero para vernos hay que echar una horita y pico en coche.
No sé si os pasa, pero yo con los años más siento la necesidad de tenerla cerca, de abrazarla, de cuidarla, de devolverle todo lo que ella nos ha dado, a mí y a mi hermano.

Aunque soy una persona a la que le cuesta mucho expresar sus sentimientos de amor a los que más quiere -¡es así!!!-, estoy haciendo un esfuerzo por hacerle llegar todo lo que la quiero, la verdad. Como os digo, sobre todo cuando me siento mal, frágil o decaída, es cuando más necesito hablarle y verla. Tenemos además un carácter muy parecido, así que solemos chocar mucho… pero igualmente cuanto más mayor me hago más parecidos me veo a ella, en todo lo bueno, y en algunas cosillas que debería mejorar. ¡Nadie es perfecto! Sigue leyendo

33

¡Ya están conmigo!

No tengo palabras para describir cómo me siento. Cómo me sentía ayer. Supongo que realmente aún no soy consciente de que ayer me quedé embarazada. En teoría así es y como tal me lo quiero y creo que me lo debo tomar. Ha sido tener conmigo a Melli y Zos y llegar la tranquilidad y el sosiego a mi mente.

La transferencia fue ayer, amig@s, como ya sabéis, y todo marchó muy bien. La verdad es que me desperté y fui por el camino más nerviosa que para la punción. Creo que ante todo tenía –tengo- ganas de terminar con este proceso y de que mi cabeza vuelva a ser mía, que pueda, al menos en cierta medida, controlar mis pensamientos o emociones. Ya digo, en la medida de lo posible, porque estos meses han sido un carrusel de sentimientos, como os pasa a vosotras según me contáis por aquí.

A las diez entré en el hospi, bata, gorrito, patucos… a la cama… sedación… y tengo solo unos leves recuerdos del quirófano. Mi pareja no me pudo acompañar al final. Al ser con sedación el anestesista nos dijo que mejor esperara fuera. No sé. Si yo hubiera sido él me habría gustado entrar pero entiendo que estando yo dormida tampoco había que darle más vueltas.

Al ratito salí. ¡Lista mi transfer de embriones! Y después desperté ya en la cama, mis pequeños estaban conmigo. Deben seguir ahí, ahora, y yo no paro de ver estas fotos. ¡Sus primeros retratos!!! Y la verdad es que lo que siento dentro es tranquilidad, mucha tranquilidad. La verdad es que la betaespera, en principio, no me parece exasperante. Creo que acumulaba ya tanto nervio y altibajos que igual ahora llega la calma a mí.

La prueba de embarazo será el lunes 14 de abril. Es decir, ¡no queda nada!!!! Este finde se me pasará volando, lo sé, porque así pasan todos. Y en semana será un reto. Ir al trabajo, concentrarme y cuidarme. A ver si sigo así jajaja ¡ESO ESPERO!  Sigue leyendo

Vídeo
14

Gracias a la vida

En estos momentos probablemente esté entrando ya al hospital, preparadísima para recibir a mis huevitos. Quería dejar programada esta preciosa canción para compartirla con tod@s vosotr@s.

Seguro que ya la conoceréis. Yo la he escuchado ya cantada por muy diferentes cantantes, pero para mi nadie como Luz. La escuché interpretarla en el Teatro Cervantes, en Málaga, después de haber superado su enfermedad, y ya simplemente la forma en la que la presentó me hizo saltar las lágrimas. La dejo hoy aquí para dar GRACIAS A LA VIDA por todo lo que ya tengo y para dar GRACIAS por todo lo que está por venir.