49

Lo más difícil, la aceptación…

Hola chicas, ha llegado a mis inquietísimas manos un artículo de una escritora y consultora estadounidense publicado en el blog Motherlode del New York Times donde habla sobre su infertilidad y lo difícil de la aceptación de un hecho: la imposibilidad de ser mamá pese a haberlo intentado. La verdad es que me he sentido identificada en muchas cosas con ella, pese a que mi camino, al menos por ahora, es muchísimo más corto y nada tortuoso en comparación con el suyo. La verdad es que, pese a lo duro de lo que cuenta, me ha gustado y quería compartirlo con vosotras, para las que queráis leerlo…

Un abrazo.


infertilidad“Hace casi dos años decidí aceptar que jamás tendría hijos. Tenía 37 años y acababa de saber que mi fertilización in vitro había fallado. Nuestra batalla por ocho años contra la infertilidad incluyó seis inseminaciones artificiales, una cirugía, remedios, inyecciones de hormonas e innumerables (y a veces costosos) procedimientos. Cada nuevo test o tratamiento traía consigo la esperanza de que, esta vez, sí funcionaría. De todo aquello, lo que me quedó para mostrar es una foto de tres tristes grupitos de células -los embriones que no se implantaron- y ninguna explicación real de por qué no logré embarazarme.

Toda mujer que enfrenta la infertilidad debe decidir cuándo ha sido suficiente, cuándo ha llegado a su límite ético, emocional y/o financiero. A mí, mi sentido de la eficiencia me decía que si investigaba todas las opciones, buscaba ayuda en los mejores profesionales y seguía sus instrucciones, yo obtendría lo que quería. Hice todo ello hasta la obsesión, pero nuestras opciones se iban agotando. ¿Otra fertilización in vitro? ¿Donantes de óvulos? ¿Madre sustituta? No podíamos financiar otro tratamiento más y comenzábamos a sentirnos mareados con los riesgos asociados a los medicamentos y tecnologías involucradas. Sin embargo, mi principal razón para decir basta fue que ya estaba cansada de sentirme frustrada y desesperada. Necesitaba dejar de intentarlo para poder volver a vivir. Sigue leyendo

77

¿Hasta dónde seríamos capaces de llegar para ser padres?

Llevo unos días dándole vueltas a una cuestión, algo que en su momento nos planteamos mi chico y yo pero a la que realmente no dimos –más bien no pudimos dar…- respuesta. Y digo que me ha vuelto a rondar la cabeza por lo que comentaba nuestra amiga Ángeles el otro día en relación a la entrevista a Giuliana Baccino: “la frase ‘también es posible una vida feliz sin hijos’ la suele decir mucho la gente que ya los tiene, y para mí, si es posible una vida, pero incompleta. Cada persona tiene sus prioridades”.

embarazo fivLa verdad es que eso me ha hecho reflexionar bastante, y es que en el lado opuesto está, al menos en apariencia, otra de nuestras ‘proyectos de mami’, Carolina. Ella está esperando para su segunda transfer y decía que es su “última oportunidad”. Han “decidido no iniciar otro ciclo”. Si a esto sumo lo que decía la psicóloga de la Sociedad Española de Fertilidad –“también existe la posibilidad de vivir sin hijos”- o lo que decía la doctora a Lluvia (¡creo que era Lluvia!), sobre que nuestra felicidad no debería depender de ser padres o no, que los hijos no vienen a esta vida para hacernos más felices, sino para hacer su vida, mi resultado es la pregunta del título del post: ¿HASTA DÓNDE SERÍAMOS CAPACES DE LLEGAR?

Nosotros nos planteamos esa pregunta en una de las ‘crisis’ que tuvimos para asimilar estos problemas de fertilidad para ponerles solución. Recuerdo que le dije a mi pareja que yo solo estaría dispuesta a iniciar este tratamiento si no nos íbamos a rendir a la primera, si íbamos a luchar por ello… pero no hasta el final. Luchar hasta que tuviéramos fuerzas psicológicas (en nuestro caso también físicas, según cómo la medicación nos pudiera ir afectando) y capacidad económica para intentar ser padres. No para crear un familia, porque ha sido con todo esto que me he dado cuenta de que ya lo somos, sin necesidad de bebés, de alianzas de matrimonio ni hipotecas a nombre de dos. Somos una familia porque estamos arriba en la pirámide de prioridades. Sigue leyendo

44

Científicamente probado: “Sólo las parejas fuertes resisten a los tratamientos de reproducción asistida”

Probablemente este titular os haya llamado la atención. Esa frase la he extraído de la entrevista que he tenido el placer de realizar a Giuliana Baccino*, coordinadora del Grupo de Interés en Psicología de la Sociedad Española de Fertilidad. Desde aquí quiero dar las GRACIAS a Giuliana por atenderme y ‘regalarnos’ un ratito de su tiempo. La verdad es que me resultaría difícil quedarme con algunos de los muchos consejos e información que proporciona en la entrevista que podéis leer, si os apetece, a continuación.

Me quedo con ‘recetas’ y ‘detalles’ como “cada uno se siente como puede, no hay que forzar ser optimista, cuando no los sentimos así. No va a depender de eso, el resultado del tratamiento”; “Una de las claves para llevar adelante los tratamientos de reproducción es no pensar que éste es el último, sino pensar que es uno más, y esperemos que sea el ‘bueno'”; “Los psicólogos especialistas en reproducción asistida, son muy necesarios en todo el proceso de tratamiento, pero aún más, cuando necesitamos, como dices tú, salir a flote. La fórmula que me pides es: pedir ayuda”; “Aquellos que no lo logran deben saber que no es un “castigo divino” no haberse quedado embarazados a la primera, a veces es tan simple y triste como una cuestión de probabilidades.”; “Es sano y necesario llorar juntos, aprender juntos de la experiencia que están compartiendo.”; “Es muy necesario plantar bien los pies en el suelo, tomar decisiones meditadas y seguras, y vivir esta experiencia de a dos.”

Para que podáis contextualizar todas las preguntas y ver un poco el punto de partida de esta ‘charla’ con Giuliana, os dejo íntegramente el texto y espero que os resulte tan útil e interesante como me lo ha parecido a mi. 3, 2, 1… ¡Acción!

 


Buenas noches Giuliana, son las diez y media de la noche y aquí me ves planteándote unas preguntas en tono entrevista que creo van a ser lo menos parecido a una ‘entrevista’ que haya hecho jamás. Te cuento un poquito sobre mi: soy periodista y community manager, bloguera de profesión y de vocación… En febrero de este año inicié mi primer tratamiento de FIV. Mi pareja y yo llevábamos buscando el embarazo un año y medio aproximadamente. Tras hacernos ambos pruebas y analíticas, el resultado, al menos en apariencia, es que el problema está en la calidad del esperma de mi chico, muy por debajo de lo óptimo para conseguir una fecundación de forma ‘natural’, por así decirlo.

Acabamos de obtener nuestro primer negativo y la verdad es que ha sido especialmente duro. Supongo que pensábamos que todo marchaba bien –teníamos seis blastos de muy buena calidad, nos transfirieron dos- y nos decíamos, “¿por qué no vamos a ser de esos que a la primera consiguen el positivo?”. Pues… no fue.

Paralelamente a todo esto, decidí poner en marcha un blog personal, para tenerlo a modo de ‘diario’ y como válvula de escape, y es para este Soymamiblog.wordpress.com que he pedido poder ‘entrevistarte’, con el objetivo de conseguir algunos consejitos prácticos para las muchas mujeres que, como yo, están en tratamientos de reproducción asistida. Como podrás ver en el blog, y si no te lo comento yo, hemos creado una ‘comunidad’ de ‘aspirantes a mami’ que hemos encontrado en esta bitácora un lugar donde encontrarnos, compartir inquietudes, alegrías, penas y, sobre todo, ILUSIONES.

Te comento todo esto, y disculpa que me extienda tanto, para que puedas contextualizar las preguntillas que te planteo. Como ya puedes ver, y ya te adelantaba, esto no es una ‘entrevista’ al uso y te invito a plantearme todas aquellas cuestiones, consejos o planteamientos que consideres pueden ayudarnos a todas. Y GRACIAS de antemano por tu colaboración. Estoy segura de que todo lo que puedas decirme aquí va a aportarme muchísimo y me ayudará a seguir el camino de baldosas amarillas, en busca del maravilloso reino de Oz con esa cuna de bebé que se revela en mis sueños…

1. Cuando uno comienza un tratamiento de reproducción asistida se insiste mucho en la importancia que tiene afrontarlo con optimismo, ¿en qué medida crees que realmente esto influye?

Emprender cualquier actividad o proyecto vital con optimismo, es sin duda mucho mejor y más relajante que emprenderlo con pesimismo. Pero, esto no quiere decir que nuestro pensamiento optimista o pesimista determine el resultado de lo que estamos emprendiendo, y en este caso, hablo específicamente de la reproducción humana asistida. Me explico, hay algunos estudios que asocian el optimismo, junto con las capacidades saludables de cada persona al afrontar una situación difícil; y el resultado final de un tratamiento de reproducción asistida. Pero, si hablamos únicamente de optimismo o pesimismo, las cosas cambian, no está clara la asociación entre optimismo y el resultado final de un tratamiento, es decir, embarazo/no embarazo. De hecho, dentro de pocos días, presentaré un estudio en el congreso de la Sociedad Española de Fertilidad, donde, al igual que otros estudios presentados con anterioridad en la literatura,  no se relaciona el pensamiento positivo o negativo de la paciente y su pareja, y el logro de un embarazo. Esto es importante para los pacientes en reproducción, porque no tienen que sentir que por estar tristes o desesperanzados en el resultado del ciclo que están realizando, ese sentimiento va a determinar el resultado. El mensaje es: cada uno se siente como puede, no hay que forzar ser optimista, cuando no los sentimos así. No va a depender de eso, el resultado del tratamiento.  Sigue leyendo

17

¡Comienza el concurso!

Hola chicas, como os comentaba, voy a participar por primera vez en un concurso de blogs: Es una iniciativa puesta en marcha por la empresa Interfertility, especializada en Gestación Subrogada (lo que popularmente conocemos como ‘vientre de alquiler’). La verdad es que me hace ilusión formar parte de esta iniciativa, y no por el premio ni nada de eso, pero en cierta medida creo que puede ser una forma de conocer a más personas que están en la misma situación. De todo y de todos se puede aprender, así que felicito a Interfertility por la idea.

Los votos se cuentan por ‘likes‘ a cada una de las candidaturas. Han creado una publicación en Facebook para cada participante y solo hay que darle a ‘me gusta’ en la publicación. Os dejo aquí el enlace para aquellas que queráis ‘regalarme’ ese puntito: Soymamiblog Concurso ‘Familias deseadas‘. Como ya sabéis que llevo todo esto del blog en secreto, realmente no voy a hacer ‘campaña’ ni a pedir votos por ahí, por eso todos los ‘me gusta’ que vosotras me deis ya serán más que recompensa, en serio.

concurso blogs mamas

Pues, ¡listo! A ver cómo se da la cosa. Un besazo, mis niñas… y también a algún que otro muchacho que seguro anda por ahí! 😉

20

Mi primera MamyBox

Un biberón, un babero, un dosificador, toallitas, un sujetachupetes… ¡No le falta detalle a mi primera MamyBox y por fin encuentro el ratito para contaros! Lo primero, como siempre digo, es de bien nacidos ser agradecidos, así que desde aquí GRACIAS a Carlos, el responsable de comunicación de la empresa, por ponerse en contacto conmigo y enviarte esta maravilla de cajita. La verdad es que reconozco que solté alguna lagrimita al abrirla y ver lo que escondía. Todo precioso y no le falta detalle, no solo para el peque, sino para mí. Imagino también que teniendo en cuenta que aún Melli y Zos no están conmigo –al menos físicamente, en pensamiento mis niños nunca me abandona…– han incluido algunas cositas para mamá y papá. ¡Os lo enseño todo!

En la primera foto podéis ver todo lo que traía mi MamyBox:

–          Biberón Intuition de Tigex, con motivos en celeste y lo que llaman ‘air control’, una válvula de ventilación para que el bebé trague menos aire y digiera mejor. Es tan bonito y además, junto con los chupes, me parece de las cositas más tiernas y que más se me asocian con la maternidad;

–          Dosificador de leche en polvo de Planet Baby,

–          Tijeras de punta redonda de Tigex;

–          Babero para recién nacidos, de 0 a 4 meses, con motivos infantiles de Tigex;

–          Cadenita para chupete con broche de pinza de Badidu,

–          Paquete de 24 toallitas de Moltex Premium,

–          Aceite corporal de hueso de uva Notaliv,

–          Bolsa de cereales, muesli de avena con arándonos rojos y semillas de calabaza de Diet Radisson,

–          Cadena plateada con colgante de corazón,

articulos de bebes

Como podéis comprobar, muy completita. Estas cajitas de productos tienen un coste de suscripción de 25 euros al mes y, por lo que he podido calcular, los productos que venían tienen un coste de algo más de 30 euros (he buscado los precios en internet, en diferentes tiendas online, para poder ver el coste real de lo que contiene). Sigue leyendo

99

Seguimos en la lucha

Tarde de nervios… hasta que llegué a la clínica, la verdad. El personal de FIV Marbella tiene una especie de efecto ‘sedante’ en mí, en serio. Y es que no hay nada como entrar por la puerta y que te reciban con una cálida sonrisa, un abrazo y un “¿cómo estáis, pareja?”, “Bien… ya bien. Hemos tenido unas semanillas dificilillas pero ya animados y listos para dejar todo listo para retomar el tema. Queremos ser papás y vamos a por ello”. ¡Y listo! Fuera nervios y ansiedad, la verdad.

Estuvimos hablando con el doc primero y con la gerente después. Nuestro Gine nos dijo que cuando quisiéramos podíamos ponernos manos a la obra. Lo aconsejable, en su opinión, es esperar dos reglas –a mí me debe bajar esa segunda en estos días- y ya con la segunda se puede empezar otra vez. Le explicamos que nos encontramos con ánimos pero que hemos decidido esperar a julio, después de vacaciones y de un mes de junio con boda y feria de por medio. Nos dijo que genial, que lo importante es que sea cuando decidamos y listo, que el ritmo lo marcamos nosotros.

Así pues, si todo va según lo previsto, a finales de junio iré a la clínica para una ecografía, para ver que todo está bien, y ya esperar a que me baje la menstruación y volver a la lucha.

Hemos decidido intentarlo sin medicación esta vez. Nuestro Doc nos daba dos opciones: por un lado, con Orgalutrán, para evitar la ovulación que pueda llevar a cancelar el ciclo; por otro, sin Orgalutrán pero controlando más la evolución de mi periodo, lo que conlleva más visitas y controles ecográficos. ¿Pros y contras? En ambos casos nos aseguró que la EFECTIVIDAD DEL TRATAMIENTO FIV es la misma, que al fin y al cabo es lo más importante.

tratamiento fivEl pro de no hacerlo con medicación es que no habría que pagar Orgalutrán, salvo que se viera que se iba a dar la ovulación. En ese caso habría que recurrir a Ovitrelle, que al final nos va a costar lo mismo. Y es que el contra de esta opción es el dinero, que no está mal ahorrarnos los 200 y pico euros que puede costar esta medicación. Lo único que nos dijeron es que claro, que si ven que hay riesgo de tener que cancelar el ciclo pues recurrirían al Ovitrelle y eso, al final tendríamos igualmente que pagar, pero bueno. Otro posible inconveniente es que tengan que cancelar finalmente en ese mes por eso mismo, porque se vaya a dar o se dé la liberación del óvulo.

La otra opción, con medicación, realmente tiene todo ‘pros’ y solo un ‘contra’, que es el tener que pagar el Orgalutrán y los pinchazos. A mi la verdad es que estos últimos no me importan, les he perdido el respeto jejeje, y la verdad es que el dinero de ese producto lo podemos destinar, por ejemplo, a mi sedación, que son 320 euros…

Al final hemos decidido intentarlo SIN MEDICACIÓN en esta segunda FIV. Yo creo que irá bien. En el peor de los casos puede ocurrir que tengamos que cancelar y esperar ya a agosto o que haya que pagar Ovitrelle. Pero bueno, estamos tranquilos ahora mismo y no nos importa probar a ver qué sucede, chicas.

Y de la parte médica, a la económica. Sigue leyendo

38

A veces sí, a veces no

Supongo que hoy ando bajo el influjo del baile hormonal previo a la menstruación. Supongo que no puedo evitar sentir nuevamente un nudito en el estómago al pensar que en tres horas más o menos volveré a la clínica para ver cómo me encuentro y retomar el tema. Supongo que simplemente no es fácil llevar bien todo esto y, aunque una lo intente, no siempre se está arriba. El caso es que hoy me encuentro nerviosa, un poco off y pensando cosas que no debo.

Porque la felicidad no es planear un viaje a Riviera Maya, porque estar bien no significa haber bajado unos kilos con vistas al verano, porque conciliar el sueño rápidamente no quiere decir que duermas tranquila. De verdad, disculpadme. Hoy me siento así. Supongo que todos –nosotras y ellos, nuestras parejas, que por supuesto también lo sufren muchísimo- tenemos días en los que te planteas realmente si vas a conseguirlo.

Yo no me imagino embarazada, con mi barriguita creciendo. me cuesta tanto verme así, que cuando intento ponerme en el lugar de aquellas que ya están esperando o que tienen a sus retoños me brotan las lágrimas fácilmente.

De nuevo perdón por esta retahíla, por este llanto ‘virtual’, pero necesitaba desahogarme…

En ocasiones me encantaría poder ver más allá, saber qué nos depara el futuro, si es una vida con niños, sin ellos, o con un perro. Sí. Otra cosa que puede pareceros realmente triste: mi chico y yo hemos acordado que si llega el día en que decidimos dejar esta lucha, adoptaremos un perrito. Nos encantan los animales y creo que puede ser de ayuda para llegado ese instante no caer en la desesperación.

Miedo me da comprobar que sí me imagino con mascota… y no con mi Melli y Zos. Dónde estarán, llegarán algún día, qué podría hacer para atraerlos… y por qué yo, por qué nosotras. Por qué.

5

Participando en el Certamen de blogs ‘Familias deseadas’ de Interfertility, ¿os animáis?

El otro día me dejaba un mensaje en el post por el Día de las Madres Interfertility. Nunca antes había oído hablar de esta empresa. En el comentario me invitaban a participar en un concurso de blogs, la primera edición del certamen de blogs ‘Familias deseadas. Me fui rápidamente a la buscar referencias del remitente y fue así como he conocido el trabajo que realizan en Interfertility, del que me gustaría hablaros a continuación, y me decidí a participar en esta iniciativa.

Os cuento un poquito: Interfertility es una compañía especializada en lo que se ha bautizado como la gestación subrogada. Si no me equivoco, esta es lo que conocemos como ‘vientre de alquiler’* –no me gusta nada esta denominación, la verdad-, una práctica prohibida en España pero que es totalmente legal en Estados Unidos. Ellos ayudan a las familias que no pueden tener hijos de forma ‘natural’ a ser papás con la colaboración de una persona externa, que será la que quede embarazada de esa nueva vida para esos futuros papá y mamá.

blog FIVLa verdad es que al final todos buscamos lo mismo, aunque sea por caminos diferentes, y no es otra cosa que formar una FAMILIA, de ahí que el tema de este concurso de blogs sea ese mismo, ‘FAMILIAS DESEADAS’. Está dirigido a autores y autoras de blogs sobre adopción, fertilidad, gestación subrogada, diversidad familiar o temas afines y desde aquí os animo a todas las que sé que tienen también su bitácora de sueños a formar parte de esta iniciativa. ¡Es súper sencillo!

Para poder participar en este primer concurso ‘Familias deseadas’ de Interfertility solo hay que enviar un e-mail a certamen@interfertility.es con un enlace a tu blog. En mi caso, les conté un poco sobre mí, sobre nuestra experiencia, el porqué creé el blog y también sobre mi ‘anonimato’, que era algo que me preocupaba un poco. Han sido muy amables, lo han entendido todo, ¡y ya formo parte de esta edición número 1!  Sigue leyendo

91

Qué he aprendido con mi 1ª FIV y qué no repetiré con la 2ª

Os hice caso. Ayer por fin le conté a mi chico lo del blog. Le expliqué que ha sido muy importante para mí en todo este tiempo como espacio donde desahogarme, dejar fluir mis sentimientos, mis inquietudes, mis ‘investigaciones’ y como salita de espera de maternidad donde he conocido a chicas maravillosas. Les hablé de vosotras… ¡Y él me respondió a todo esto mirándome fijamente y dándome un beso! La verdad es que los corazones salían de mis ojos, como en los dibujos animados que veíamos en la infancia.

Ambos comentábamos sobre cuándo retomar el tratamiento y coincidimos en que da algo de pereza. A él le gustaría empezar en junio, pero yo quiero esperar a julio, para al menos ‘disfrutar’ tranquila de junio, de la playita, el relax y algo de descanso. Además de que nos vamos de vacaciones, tenemos una boda y un bautizo, ¡para qué agobiarse con más!

Le comenté lo que he aprendido de mi primera FIV. Fundamentalmente me quedo con una lección: No centrar toda mi vida y mi mundo en este tratamiento. No sé si os ha pasado pero durante dos-tres meses –y desde bastante antes, desde que decidimos que empezaríamos el tratamiento- todo nuestro universo ha girado en torno a este tema. Y creo que, por obvios motivos, en mi caso ha sido algo más extremo, ya que al fin y al cabo somos nosotras las que nos sometemos a este proceso, por la medicación y todo eso.

tratamiento FIV reproducción asistida

De mi primera FIV he aprendido sobre todo que no debo centrar TODO MI MUNDO en este tratamiento. No sé si os ha pasado pero nosotros, desde que decidimos empezar el tratamiento de reproducción asistida, no hemos hecho nada más que pensar y planificar en torno a este tema y al deseadísimo POSITIVO.

Este negativo me ha puesto los pies en el suelo y me ha devuelto a la realidad. De verdad, quiero ser mamá por encima de todo, pero eso debe ser algo añadido a nuestro proyecto de vida, no el centro de una relación o de un plan vital de pareja. Básicamente porque NADIE nos puede asegurar que alcanzaremos el objetivo, y eso es algo real, difícil de asumir pero… real al fin y al cabo. Tengo muchísima ilusión, eso es indudable, pero ese NO de la primera prueba de embarazo me sentó como una bofetada en la cara. Fue como en el cuento de la lechera, y eso no puede ser así. Es malo para mí. Es perjudicial para nosotros.  Sigue leyendo

70

Mi blog, nuestra experiencia, un secreto

Buenas tardes, amigas. Pasan las horas y no sabemos nada de Lluvia. Estos silencios son muy difíciles de interpretar, la verdad. Ojala sea porque ha tenido un POSITIVO enorme y no ha podido conectarse para contarnos… ¡Por ese OJALÁ!

blogLo que os quería contar en este post también habla de un secreto, nuestro secreto, tanto mío como vuestro, y no es otro que el blog. Ya en alguna ocasión os he contado que mi chico no sabe nada de este rinconcito y de ahí que os haya escrito siempre con pseudónimo, la verdad. Sin embargo, cada cierto tiempo me planteo si contárselo o no. Él siempre ha querido llevar todo este tema en la más absoluta intimidad y en secreto. De hecho, si no fuera por mi insistencia no habríamos dicho nada a sus hermanas y a mi hermano.

Por las noches, en ocasiones me ve escribir en el portátil, absorta tecleando y sin prestar atención a lo que sucede a mi alrededor, a él básicamente. Es entonces cuando llama mi atención y me pregunta, “nena, ¿qué haces?” y mi respuesta siempre es la misma, “nada, gordi, trabajando un poco”. Como me dedico a Internet, las redes sociales y la blogosfera, no le extraña nada esta contestación, la verdad, pero yo siempre me quedo un ratito dudando si compartir con él nuestro secreto o no…

Hoy estoy planteándome ya seriamente el contárselo porque me ha llegado un regalito: una caja de Mamybox. No imagináis la ilusión que me ha hecho. Esta es una de esas cajitas de muestras y productos, tipo a la de mi suscripción de belleza y cuidado personal, mi Birchbox (por cierto, cada vez más contenta con ella, y eso que al principio no me terminaba de convencer). Como su nombre indica, está dedicada a las mamás, los bebés y la dulce espera. Al verla se me ha venido alguna lagrimilla a los ojos, pensando si podré utilizar algún día las cosas bonitas que seguro vienen dentro.

Es por esto que estoy considerando muy mucho que decimos por aquí el decirle mi niño de ojos azules. “Ey, que resulta que la friki de tu chica ha hecho un blog para desahogarse y contar la experiencia de esta búsqueda de nuestro bebé”. No sé. Estoy en un mar de dudas, de verdad… Aunque sinceramente hoy y ahora –jueves 8 de mayo a las casi cuatro de la tarde- la balanza se inclina más hacia el Sí que hacia el NO.

¡Luego os cuento!  Sigue leyendo