79

Negativo

La margarita dijo NO.
A falta de hacerme la beta en sangre en un ratito, la prueba que nos hemos hecho en casa hace media horita no deja lugar a dudas. ¡Ni rastro de la segunda línea rosita!!! Negativo.

image

Segundo negativo tras segunda FIV. "Sigue buscando...".

Gracias de corazón por estar ahí. Hoy será un día regulero pero mañana seguro que tengo mejor despertar.

Anuncios
30

Una betaespera muy diferente

Hola chicas. Ay, qué semanita llevo. No sé bien qué contar o qué decir, porque esta segunda betaespera está siendo muy rara, nada que ver con la anterior. Al final, la experiencia es un grado, nos guste o no, y de la ilusión y el pensamiento positivo que ganaba al ‘NO’ de la primera vez hemos pasado a un sentimiento de ni blanco ni negro, ni frío ni calor, ni sí ni no. Un ‘no lo sé’ y un ‘todo puede pasar’ descafeinados reinan mi cabeza.

La verdad es que el fin de semana pasado transcurrió muy tranquilito, como mandaban las indicaciones médicas. Dormí como nunca, la verdad, unas siestas de tres horas y unas noches de hasta diez horas en estado de coma, como yo digo, sin enterarme de nada. Comí muy bien, me mimaron mucho mi chico, mi mami y mi suegra (pasé mucho tiempo con ellas porque mi pareja trabajaba de noche) y todo fue sin incidentes.

Todo cambió el lunes, la verdad. Pasé el día con muchos pinchacitos en el vientre y estos pasaron a la parte baja de la espalda, por los riñones, y a las piernas. Durante el día fue a más. Salí del trabajo a las cinco y media y me fui para casa. No sabría describir la situación, supongo que al final los nervios también influyen mucho, aunque no me noto especialmente ansiosa. El caso es que las molestias fueron a más, especialmente en las piernas. Aunque tengo problemas de circulación, no me suelen doler con tanta intensidad. Fue tal que pasé una noche de perros, apenas pegué ojo y empecé a sacar mi lado ‘hipocondriaco’.

Estaba sola, mi niño tenía programado un mini viaje de trabajo de lunes a martes desde hace unos meses, así que eso iba haciendo que más se liara la bola. Pero vamos, el dolor era real, de eso estoy segura, y las molestias eran peores en la cama que en pie, por lo que probé a meterme en la ducha con agua fría, dar unas vueltas por la casa… apenas pequé ojo. Por supuesto, a él no le quise decir nada para no preocuparle de más, ¿qué iba a poder hacer?

El martes me levanté cansadísima por la mala noche… los dolores siguieron pero más leves. Lo que decidí fue ir al trabajo andando, para ver si lo que necesitaba era caminar un poco –tengo como 25 minutos hasta la oficina y siempre voy ‘a pata’. El día transcurrió con menos incomodidades que el lunes –con pinchacitos en la tripa, eso sí- pero con algún ‘incidente’ en el trabajo que me hizo afrontar la jornada con mucha tristeza… Pero bueno, que todo acaba y el Trombocil entró en mi vida!

Ya por la tarde hablé con el Doctor y me comentó que el tema de pinchacitos, el pecho sensible, que también lo noto y otras cosillas podrían ser síntomas de embarazo en un caso normal, claro que sí, pero que en tratamientos de reproducción asistida pueden ser engañosos. La medicación hace mucho y sería una “temeridad y una imprudencia” por nuestra parte decirte algo diferente. Gracias, doctor Sosa.

Sigue leyendo