30

Una betaespera muy diferente

Hola chicas. Ay, qué semanita llevo. No sé bien qué contar o qué decir, porque esta segunda betaespera está siendo muy rara, nada que ver con la anterior. Al final, la experiencia es un grado, nos guste o no, y de la ilusión y el pensamiento positivo que ganaba al ‘NO’ de la primera vez hemos pasado a un sentimiento de ni blanco ni negro, ni frío ni calor, ni sí ni no. Un ‘no lo sé’ y un ‘todo puede pasar’ descafeinados reinan mi cabeza.

La verdad es que el fin de semana pasado transcurrió muy tranquilito, como mandaban las indicaciones médicas. Dormí como nunca, la verdad, unas siestas de tres horas y unas noches de hasta diez horas en estado de coma, como yo digo, sin enterarme de nada. Comí muy bien, me mimaron mucho mi chico, mi mami y mi suegra (pasé mucho tiempo con ellas porque mi pareja trabajaba de noche) y todo fue sin incidentes.

Todo cambió el lunes, la verdad. Pasé el día con muchos pinchacitos en el vientre y estos pasaron a la parte baja de la espalda, por los riñones, y a las piernas. Durante el día fue a más. Salí del trabajo a las cinco y media y me fui para casa. No sabría describir la situación, supongo que al final los nervios también influyen mucho, aunque no me noto especialmente ansiosa. El caso es que las molestias fueron a más, especialmente en las piernas. Aunque tengo problemas de circulación, no me suelen doler con tanta intensidad. Fue tal que pasé una noche de perros, apenas pegué ojo y empecé a sacar mi lado ‘hipocondriaco’.

Estaba sola, mi niño tenía programado un mini viaje de trabajo de lunes a martes desde hace unos meses, así que eso iba haciendo que más se liara la bola. Pero vamos, el dolor era real, de eso estoy segura, y las molestias eran peores en la cama que en pie, por lo que probé a meterme en la ducha con agua fría, dar unas vueltas por la casa… apenas pequé ojo. Por supuesto, a él no le quise decir nada para no preocuparle de más, ¿qué iba a poder hacer?

El martes me levanté cansadísima por la mala noche… los dolores siguieron pero más leves. Lo que decidí fue ir al trabajo andando, para ver si lo que necesitaba era caminar un poco –tengo como 25 minutos hasta la oficina y siempre voy ‘a pata’. El día transcurrió con menos incomodidades que el lunes –con pinchacitos en la tripa, eso sí- pero con algún ‘incidente’ en el trabajo que me hizo afrontar la jornada con mucha tristeza… Pero bueno, que todo acaba y el Trombocil entró en mi vida!

Ya por la tarde hablé con el Doctor y me comentó que el tema de pinchacitos, el pecho sensible, que también lo noto y otras cosillas podrían ser síntomas de embarazo en un caso normal, claro que sí, pero que en tratamientos de reproducción asistida pueden ser engañosos. La medicación hace mucho y sería una “temeridad y una imprudencia” por nuestra parte decirte algo diferente. Gracias, doctor Sosa.

Sigue leyendo

Anuncios
31

Mi cesta de la compra durante la betaespera

Ayer una ‘compi’ del perfil que tengo en Instagram –@mamibloguera– me preguntó si me habían dicho en la clínica algo en relación a la alimentación para la betaespera. Aunque dudo que el hecho de que en estos días cambiara mis pautas de alimentación -suelo llevar una dieta sana, la verdad, normalita-, me hizo pensar que no está de más tomar productos que igual pueden favorecer que esté mejor por dentro y que mi huevito se agarre bien. 

alimentacion betaespera@en_busca_de_nuestro_positivo me recomendaba tomar Aquarius. Me acordé del litro y medio de esta bebida que me recomendó la Gine tras mi primera punción. Me pase el fin de semana entero tomándola… Así que en mi cesta de la compra para esta betaespera la he incluido. Me decía esta ‘instamiga’ que a ella le dijeron que tomara un vaso diario porque ayuda a hidratar el útero, así que en ello estoy. 

Otra ‘instamiga’, @proyecto_bebe también me ha hablado de los frutos secos y del zumo de naranja. De estos también había leído, así que me he desayunado hoy un vaso de zumo con unas galletas de fibra y unos frutos secos, ¡riquísimo! 

La verdad es que no he encontrado gran cosa buceando en Internet. Lo típico: alimentación equilibrada, fruta, verduras, evitar bebidas gaseosas o estimulantes (voy a apartar estos días el café y la coca cola de mi dieta)… Sí he encontrado en foros algunas indicaciones que, bueno, no son la panacea pero igual pueden servirnos. Yo algunas de estas cositas voy a comprarlas esta tarde:  Sigue leyendo

49

Vuelve la ilusión: Os presento a nuestro ‘pequeño’ de seis días

Es difícil ponerle puertas al campo; es difícil que una paloma decida no echar a volar; es difícil haber acudido esta mañana a la clínica, haber tenido una experiencia muy bonita con mi chico y sentir que ya tenemos dentro a nuestro ‘pequeño’ esperando que se agarre y empiece a crecer. Sí, es difícil. Por eso os escribo en estos momentos con mucha ilusión, soñando lo que puede llegar a ser, y sin dejar de mirar esta fotito de nuestro embrión de seis días. ¡Todo un campeón, seguro! 

blastocisto fecundacion in vitro

Nuestro ‘pequeño’ de seis días.

La verdad es que esta segunda transfer no ha tenido ni punto de comparación con la anterior. Ha sido mucho más tranquila y relajada. Por supuesto, los dos valiums que me había tomado hicieron efecto, ¡qué floja me encontraba! Pero bueno, eso hizo que estuviera mucho menos ansiosa y al final eso también influye en la experiencia global. Además, esta vez, al ser consciente, ha entrado mi chico. La verdad es que ha durado poquísimo, diría que ni cinco minutos, y nos hemos sentido súper abrigados por los profesionales de FIV Marbella, tanto por nuestro Doc, como por las enfermeras (genial, Ade!) como por los embriólogos (otro ‘ole’ por Cristina). 

Uno de los motivos que ha hecho que volvamos más felices y positivos es que nos han comentado que desde que cambiaron de instalaciones -antes estaban dentro de la Clínica Ochoa de Marbella- está obteniendo mejores resultados. ¡Casi un 100% de positivos en julio! Nos han dejado ‘ojipláticos’! Según dicen, no saben bien a qué puede deberse, pero uno de los aspectos que dicen ha cambiado y que igual está ahí parte de la clave -también puede deberse a la casualidad, ¿eh? No todo tiene un motivo racional en esta vida- es a la temperatura del quirófano. Os cuento…

Desde que FIV Marbella cambió de instalaciones -antes estaban dentro de la Clínica Ochoa- está obteniendo mejores resultados. ¡Casi un 100% de positivos en julio! ¡Nos han dejado ‘ojipláticos’!

En Clínica Ochoa uno de los peores recuerdos que tenemos -hablo tanto de mi como de Amelie, que consiguió su positivo con FIV Marbella también- es el frío del quirófano. Vale que estas instalaciones suelen estar a unas temperaturas bajas, pero no se me olvida la tiritera con la que entré al mismo tanto para la punción como en la transfer. Ahora en el nuevo centro tienen su propio quirófano y lo han climatizado de manera que esté a una temperatura adecuada -entre 21-23 grados nos han dicho. Según los embriólogos, no era necesario para una FIV tan poquitos grados como había en Ochoa y esa era una ‘lucha’ que tenían allí… Sin embargo, jugaban en terreno ajeno y debían adaptarse a esas circunstancias.

Ahora ellos regulan la temperatura y consideran que podría ser incluso que los segundos que hay de cambio de temperaturas del laboratorio al quirófano para la transfer igual hasta podrían afectar al estado de los embriones. Estos son, en principio, meras especulaciones, ¿Eh? Pero obvio que te anima saber los muchos embarazos que se han conseguido en julio, que es ‘temporada alta’ para este tipo de clínicas que se encuentran en zonas tan turísticas como Marbella.  

Por lo demás, pues deciros que me he echado una siesta apoteósica: tres horas y media!!! Me tuve que poner despertador a las cuatro para ponerme la progesterona, ¡menos mal que me acordé! Y me he despertado a las siete de la tarde, así que estoy muy relajada y descansada, que esta mañana en el trabajo, hasta irme a la clínica, he pasado muchos nervios. Además, esta no ha sido una buena semana, sinceramente. Creo que estaba demasiado ‘negativa’ y las noches se me han hecho eternas. Ahora sí toca relajarme, descansar y… esperar. Paciencia. Esto es lo que nos ha tocado. Pero seguro qeu la felicidad que ha de venir tras momentos como estos merecerá mucho la pena.

Un abrazo a TODAS. Gracias por el apoyo. Ojala pueda devolveros todo lo que me dais, aunque creo que esto es mutuo, que entre unas y otras nos ayudamos a no desviarnos del camino. Aprovecho también para mandar un besazo de ánimo a Cristinuki, ¡a por tu peque el lunes!

47

Un paso más hacia el objetivo: El viernes, transfer

Toma de contacto con el problema, acudir a una clínica de fertilidad (¿o es de infertilidad?), ser conscientes de que algo hay que hacer. Ponernos en marcha. Medicación, punción, espera por hiperestimulación, transfer, negativo. Tiempo de descanso. Retomar la acción: visita al Doc, vuelta a la medicación y ya fecha de transfer. El día 11 de septiembre este blog cumplirá un año. El día 8 de ese mismo mes sabré si hemos obtenido un positivo o negativo en esta segunda transferencia de embriones.

agenda mr wonderful

La verdad es que estoy ansiosa. Tengo ganas de que llegue ya el viernes –este viernes es mi transfer!- y de estar en betaespera, de que igual que llegue pase rápido. De saber el resultado. De si conseguimos el objetivo, reír, llorar y disfrutar cada segundo de ese mágico momento en el que nos den el positivo. Si fuera que no, simplemente ser conscientes de que esto es un paso más hacia el objetivo. Y punto. No debemos verlo de otro modo, ni como un fracaso, ni como un bache, ni como un escalón. Es otro paso más, hacia delante.

Gracias a todas por estar ahí. Siempre lo diré, para mi este blog ha sido y está siendo de gran ayuda. Conoceros y sentir que todas vamos en el mismo barco, remando en la misma dirección. Que si vosotras podéis, yo también. Que si yo puedo, vosotras también.

El viernes 29 de agosto, a las 13 horas, mi posible futuro pequeño entrará en mí y ojala sea para quedarse. La prueba de embarazo, el 8 de septiembre.

agenda mr wonderful

Corto y cambio.

33

Endometrio… ¡Despierta!

4,2 mm, cuando ya debería estar a 5 mm“. Ese fue el resumen de mi primer control ecográfico desde que empecé con Evopad… Endometrio, ¡DESPIERTA! ¡ENGORDA!

Llevo días intentando sentarme a escribir pero últimamente he estado bastante ocupada con el trabajo y con cosas de casa, así que aprovecho este mini hueco para poneros un poco al día. La visita al Doc fue el jueves. Yo iba muy ilusionada pensando que iría todo de lujo y que nos darían fecha de transferencia y todo. ¡Qué ilusa! ¡Siendo el primer control!

Hasta yo me río aún de mis novatadas. La verdad es que intento no perder la perspectiva y ser consciente de que mi búsqueda apenas acaba de comenzar, con solo un intento…

blog fecundacion in vitroComo os decía al comienzo, con esas palabras de mi gine, el grosor del endometrio, a “estas alturas”, debería estar más grueso. Pero bueno, que no salten las alarmas, pareja, todo va bien y seguro que el lunes –mañana tengo nuevo control– estará ya todo en orden y casi con total probabilidad la transferencia sea el viernes. La verdad es que a estas alturas me pueden las ganas, la ansiedad, y empiezo a subirme nuevamente en la montaña rusa que suponen todos estos tratamientos.

La verdad es que por ahora es muy fácil, sin pinchacitos ni nada. Por ahora, Evopad. Si mañana va bien, ya empiezo con nuestro odiado Proggeffik. ¡Cero ganas!

Respecto a los parches, comentaros que me han dado algún quebradero de cabeza y hasta me planteo si será por culpa de ellos –bueno, más bien de mi– que el endometrio vaya con retraso: con el calor se me están despegando fácilmente y ha habido días que he tenido que sustituirlos a diario. Sigue leyendo

58

Ya en marcha: Primer paso, Evopad

El martes pasado volvimos a la clínica. Tenía prueba de transfer sin sedación y el ‘scratching’. La verdad es que yo, en modo ‘cenizo’, me adelantaba a los acontecimientos dando por sentado que el Valium que me tomé una hora antes de la cita no iba a hacer efecto. Sin embargo, ¡ME EQUIVOQUÉ!!! Superé la prueba!!!

No imagináis qué felicidad sentí. Apenas noté dolor ni molestias. El Doc y la enfermera, la encantadora Ade, lo hicieron genial, con cuidado y sin quitarme la vista de encima… ¡Y no me mareé! Eso significa tres cosas: lo mejor, que podré disfrutar en directo de cómo mi chanquetillo entra en mi; segundo, el papá podrá acompañarme y estar presente; y tercero, nos ahorraremos el dinerillo de la sedación, que aquí todo puede sumar…

En esta visita nos dieron ya las primeras pautas para la preparación de la transfer: nada más bajar la regla, pedir cita en la clínica para a la semana tener el primer control ecográfico; ese mismo día empezar con Evopad, 2 parches de 100 a cambiar cada 72 horas.

La R no se hizo esperar… dejé las anticoceptivas el lunes y el jueves ya me puse ‘mala’. Así que ahora mismo luzco mis dos bonitos parches pirata en la parte superior del muslo derecho.

La próxima visita al Doc, el jueves. La fecha de transfer, se calculan unos 14 días desde el primer día de menstruación… Así a ‘ojo’ debería rondar el 27 de agosto. ¡A ver qué tal!!!

Un beso a tod@s y feliz finde.

90

Novedades de cara a mi segunda ‘transfer’

Llevo una semana intentando escribiros sobre los ‘cambios’ que habrá en mi segunda transferencia embrionaria. Justo hace siete días que conocimos al doctor Daniel Sosa. Las impresiones, como ya os comenté, fueron muy positivas y volvimos a Algeciras con muchas ganas de empezar de nuevo, la verdad.

Le estuvimos contando nuestra primera experiencia, él nos fue haciendo anotaciones médicas que tenía del anterior Doc y haciéndonos algunas preguntas respecto al tratamiento… y llegó el momento de empezar nosotros con las dudas que nos revoloteaban la cabeza desde hace un mes más o menos.

 

¿Uno o dos embriones?

Lo primero, el número de embriones a transferir: ¿Uno o dos, como estaba previsto inicialmente y ya hicimos en el primer intento de FIV? Cuando mi chico y yo empezamos en el tema de la reproducción asistida teníamos claro que, por intento, queríamos probar con dos bebés. Supongo que uno al final se va a la lógica, a lo simple: si nos ponen dos… ¿Doble de posibilidades? Pues bueno, con este tiempo leyendo, pensando, reflexionando, preguntando… –¡Qué sé yo cuántas cosas más! – teníamos casi decidido volver a la carga solo con un huevito.

¿El por qué? Primero, según lo que sabemos, realmente solo se recomienda hacer transfer de dos embriones en caso de que estos –o uno de los dos- sean de muy poquita calidad y tengan pocas posibilidades de implantación. Como nunca se sabe, se tira a los dados… Segundo: nos bastó una tarde con dos bebés-niños de 10 y 11 meses, los dos solos, para que nos entrara el pánico. Por primera vez nos planteamos realmente… ¿Es esto lo que queremos? ¿Nos vemos sacando adelante, papis primerizos, dos babys??? Que conste que sé que es posible y que no es ni mucho menos misión imposible. Lo sé. De hecho confieso que me haría ilusión tener a dos pelochos preciosos a la vez. El caso es que nos pusimos más prácticas. Como solo hemos hecho un intento, pensamos que igual esta vez podríamos poner uno y ver qué pasa. Otro aspecto muy determinante en esta decisión es el poder ‘alargar’ el ciclo antes que agotemos todos nuestros congelados y tengamos que empezar de cero, la verdad.

Comentamos todo esto con el Doc y él nos dijo -¡Oh, sorpresa!- que, en su opinión y por experiencia, la implantación no depende tanto de si se transfieren uno o dos embriones a la vez, sino de la calidad de estos, de su clase. Digo ‘Oh, sorpresa’ porque de eso hablábamos en otro post y de como profesionales de la reproducción asistida dicen que damos demasiada importancia a esto. No sé. Desde luego, supongo que os pasará como a mí, en esta materia te encuentras todo tipo de opiniones, entiendo que siempre basadas en la experiencia. Sin embargo, como está todo por descubrir –casi todo- en RA, en muchos casos son hipótesis. Sosa nos dijo que no nos preocupáramos. Él piensa que si ya con dos y buenos no nos quedamos, que a lo mejor con uno baja algo las posibilidades, pero que le parece bien probar ahora con uno, a ver qué tal sale la jugada y, con los resultados en la mano, ya extraeremos mejores conclusiones. Así pues, ¡vamos a poner en el terreno de juego a un jugador, a ver si trae la victoria a mi equipo!

 

Sedación para la ‘transfer’, ¿sí o no?

El siguiente punto que queríamos tratar con el Doc era este. De cara a la transferencia embrionaria, ¿sedación de nuevo? Ya os comenté en otros post que me mareo. Yo pensaba que era aprensión pero mi otro Gine me dijo que si no era por dolor ni miedo y que solía estar tranquila, tenía una posible explicación médica. Me la dio, ¡pero no me acuerdo! El caso es que para la primera decidimos que me sedaran. Yo iba a estar más tranquilas, ellos también, y seguro que eso iría genial para que se colocaran bien mis Melli y Zos –qué recuerdos me trae decir estos nombres, qué nostalgia…

En esta ocasión, charlando con él sobre lo que me pasó –me desvanecí en la prueba del catéter con Coppola, ¡visto y no visto!- le comenté que no me importaría volver a hacer una prueba, a ver qué tal. La verdad, lo confieso, que los 300 euros que cuesta esa sedación me animan a probar sin ella. Por un intento no pasa nada, digo yo.

Los profesionales de la Clínica han considerado que no está de más hacer ese amago de transfer plenamente consciente, y es por eso que tengo cita para el martes 12 de agosto para probar. Una horita antes debo tomar un Valium para relajarme, así que a ver qué pasa. Yo confieso que no tengo muchas esperanzas, vistos mis antecedentes, pero realmente voy tranquila, no me pongo nerviosa ni nada. Ya os contaré…

 

Una técnica ‘en pruebas’ que está dando ‘buenos resultados’: ‘Scratching’

Sigue leyendo

42

Y ya llega ‘mañana’

Después de tres meses de kit-kat va siendo hora de volver a poner la mente –el corazón siempre ha estado con ellos– en nuestros bebés. Mañana vuelvo a la clínica para empezar a preparar todo de cara a la transferencia, la segunda, que nos haremos en el mes de agosto.

La verdad es que íbamos a dejarlo para este viernes. Sin embargo, hace un ratito mi chico, que está siendo el más ‘racional’ de los dos en todo esto, me ha dicho… “¿Por qué esperar? Vamos a ir ya, hoy, mañana, para dar ese primer paso que tanto parece estar costándote. Debemos ir al Doc, que nos diga cómo vas y qué análisis tenemos que hacernos”. Más razón que un Santo que se dice, ¿Verdad?

Allá que he llamado un tanto nerviosa a la clínica y ya tengo cita para mañana, a las 16.30 horas. No puedo ocultar mi nerviosismo y por eso estoy escribiendo ahora. Necesito respirar, contar hasta tres y saber que no pasa nada, que cuanto antes empecemos, antes podemos terminar. Pero como cuesta… igual he desconectado en exceso y esto es algo contradictorio. A pesar de que no me olvido del tema ni un segundo, el saber que aún quedaba para retomarlo me ha hecho relajarme un poquito, viéndolo como una meta en el horizonte pero un poco ajena a mí. Raro, ¡lo sé! 

Gran parte de los nervios, todo hay que decirlo, los provoca el saber que nuestro doc, el genial Coppola (mil gracias donde quiera que esté por el trato que nos ha dado), ha dejado FIV Marbella y este martes vamos a conocer al nuevo, Daniel Sosa. Me pregunto cómo nos irá con él. Sí, seguro que bien, pero bueno, cuesta acostumbrarse a cualquier médico, más ahora cambiar cuando estábamos tan contentos.

La verdad es que voy con algo de ventaja, y es que mi amiga Ameliehay qué bien que avanza su embarazo!!!- ya ha estado con él y me ha hablado genial. Me ha ayudado a relajarme un poco y a no temerle. Dice que se ve un gran profesional y que es muy amable. ¡A ver qué tal! También voy a conocer la nueva clínica. Han cambiado de instalaciones y están estrenando centro.

Yo solo quiero que pase lo más rápido posible este tiempo que nos puede quedar de búsqueda, de idas y venidas. Supongo que como a tod@s vosotr@s…

Un besazo para tod@s.

22

Embriones que mañana serán nuestros bebés

Hace unos días compartí en Twitter (@proyectodemami) un artículo muy interesante publicado por Ginefiv: “Valoración y selección embrionaria, ¿de qué calidad son mis embriones?”. Yo no sabía que existían ‘clases’ también en la reproducción asistida hasta que tras la punción y en puertas de la transferencia nos llamaron de la clínica para decirnos: “Hemos obtenido embriones de gran calidad, seis, de tipo A, B y solo uno C”. ¿Perdona? ¿Tipos? ¿Clases? Pues sí, resulta que según las probabilidades de implantación que tengan nuestros ‘huevitos fecundados’ los clasifican. Es la forma para ir transfiriendo aquellos con más futuro.

calidad embrionaria

En nuestra primera transfer optamos por ‘los mejores’ –ay, selección natural, ¡como la vida misma!–. Es decir, ya los ‘utilizamos’ sin éxito… Por eso sí me preocupaba un poquito el tema, pese a que aún tenemos proyectos de bebés que parece pueden prosperar. Es por eso que este artículo me ha dejado muy tranquila, a mi y alguna que otra futura mami, como me comenta la compañera Laura (@cocinillas20).

Existen cuatro tipos de embriones:

1. Categoría A o embrión de 1ª; óptima calidad embrionaria y máxima capacidad de implantación.

2. Categoría B o embrión de 2ª; buena calidad embrionaria y elevada capacidad de implantación.

3. Categoría C o embrión de 3ª; embrión de calidad media con una capacidad media de implantación.

4. Categoría D o embrión de 4ª; embrión de no muy buena calidad con baja probabilidad de implantación.

Esto es así. A más calidad, mayores posibilidades de que esa transfer termine en un positivo en la beta. Sin embargo, dicen algo que TODAS deberíamos grabarnos a fuego en la mente: TODOS LOS EMBRIONES PUEDEN DERIVAR EN UN EMBARAZO SANO. Todas las categorías embrionarias representan una probabilidad de gestación.

Sigue leyendo

36

Y julio llegó…

Han pasado ya casi tres meses desde nuestro primer negativo. En este tiempo pasamos de la tristeza y la desilusión de las primeras semanas, a la recuperación emocional del mes siguiente… y a la (casi) total desconexión de nuestra realidad: para ser papás hay que pasar por laboratorio y quirófano.

blog fecundacion in vitro

En principio íbamos a acudir a la clínica en junio para volver a deshojar la margarita: bebé sí, bebé no… Sin embargo, teniendo en cuenta que ese mes se iba a presentar lleno de eventos (vacaciones, boda, ferias y visitas de amigos), decidimos pronto dejarlo seguro para julio.

Nos fuimos a Riviera Maya, volvimos con las pilas súper cargadas… pero la verdad es que yo, al ver que se acercaba el momento, no terminaba de verlo claro. Julio, verano, visitas al Doc. No terminaba de animarme. Empecé a darle vueltas a la cabeza. Consulté con la almohada, busqué información en internet sobre cuándo era el momento más oportuno para reiniciar un tratamiento –obvio, eso está en cada pareja, yo diría que en cada mujer, pues al final somos las que llevamos más carga física, por supuesto, y también emocional–, me cuestioné pros y contras y adopté una postura.

No era mi momento, necesitaba JULIO para mi, para nosotros, para mi verano 2014 sin preocupaciones ni visitas al médico.

Tocaba comunicárselo a mi chico. Al fin y al cabo, era mi postura, pero debería ser NUESTRA decisión, del futuro papá y la futura mamá. Él me entendió a la perfección. Le di mis razones, le hablé de mis inquietudes –siempre rondando ese miedo a otro NO– y, pese a que por él lo intentaríamos ya, terminó pareciéndole bien postergarlo nuevamente. Y añado que DEFINITIVAMENTE.

Será en agosto cuando vaya a recoger a mis bebés. Sí, mis bebés. No los llamaba así desde el 14 de abril, cuando tuvimos el test de embarazo, y ya es hora de volver a llamarlos lo que son esos embriones que están ahora ‘hibernando’ en Marbella.  Sigue leyendo