2

Donación de óvulos desde el otro lado del espejo: Cómo ser donante

Hace unos meses reflexionaba sobre si recurrir o no a la donación de óvulos. La verdad es que la última vez que pasamos por una consulta de fertilidad el doctor que nos atendió nos dijo que no era el caso, al menos no por el momento. Sin embargo, confieso que este tema siempre me ha rondado la cabeza en varios sentidos, no solo desde el punto de vista de convertirme en receptora… También me vi en su momento como donante y no es algo que descarte.

como-donar-ovulos

A favor puedo alegar que en el ciclo de FIV que he afrontado se obtuvieron un número importante de óvulos que dieron a luz seis embriones de gran calidad, como os conté en su momento. Cierto que no se consiguió el embarazo pero está claro que mi problema de fertilidad está más asociado a la recepción de mi endometrio que a otra cosa. Esto supone que mis ovarios –al menos de momento– producen óvulos buenos para ser fecundados y, por qué no, generar una nueva vida. Esto es fundamental.

Por otro lado, presento otros aspectos importantes para poder ser donante de óvulos: tener buena salud física y mental –bueno, esta según la época del año, ¿verdad???–, no presento sobrepeso ni obesidad ni existen enfermedades graves a nivel personal o familiar, no soy portadora de enfermedades de transmisión sexual y no me he practicado piercings ni tatuajes en los seis meses previos al tratamiento. Solo encuentro un pero… ¡Tengo 35 años! La edad máxima en España para poder donar es esa –cumplo 36 a finales de marzo– y hay centros que no quieren donantes de más de 30 años. Complicado, la verdad. Esto me puede suponer, una vez me decida, llamar clínica por clínica para ver si aceptarían mi caso. O no. Existen una formula alternativa y 100% eficiente para poder agilizar la donación de óvulos si vosotras también queréis ayudar a otras mamás y familias a tener hijos. Os cuento a continuación: Sigue leyendo

5

Donación de óvulos: ¿El paso siguiente?

Hace justo un año visitábamos una clínica de reproducción asistida en Málaga para retomar el tratamiento de fertilidad. Una vez el doctor tuvo nuestro historial en sus manos y nos expuso posibles causas de la infertilidad en nuestro caso, pros y contras de posibles siguientes pasos a dar, lancé una pregunta que llevaba un tiempo masticando: ¿y la donación de óvulos? Lo cierto es que a mi ese tema nunca me ha generado inseguridades ni tengo ningún tipo de prejuicio al respecto y si supiera que ahí está la clave no dudaría mañana mismo en iniciar un ciclo de FIV con óvulos de donante.

donacion-de-ovulos

Nuestro médico nos pidió tranquilidad y prudencia, diciéndonos que aún no habíamos llegado a ese punto, pero de verdad que no dejo de darle vueltas al tema. Serán las ganas de que esto corra cuanto antes, aunque está claro que para llegar a la meta hay que estar de nuevo en el camino y nosotros seguimos algo perdidos…

Me siento de nuevo a escribir porque buscando en Internet –no consigo quitarme la ‘mala constumbre’, ¿eh?– encontré referencias de una clínica especializada en fertilidad que está presente en Beniarbeig –zona norte de Alicante– y Gandía. Irema es un centro que trata la infertilidad con la más avanzada tecnología y con procedimientos muy avanzados y personalizados. No en vano fue conociendo sobre el premio IVF Clinic Award que recibieron la primavera pasada que he dado con la empresa. Este reconocimiento lo otorga cada año la Organización de Clínicas de Reproducción Asistida en Europa y es uno de los mayores reconocimientos que pueden recibir profesionales de este sector a nivel internacional. Se ha premiado la excelencia en el ‘Trato Personalizado’ y fue eso lo que me llamó especialmente la atención. Sigue leyendo