39

Cita en IVI Sevilla, ¿merecerá la pena la ‘inversión’ en tiempo y dinero?

Gracias a todas las que habéis seguido pasando por esta sala de espera de los sueños. Vuelvo al ruedo mañana, con cita en IVI Sevilla.

En diciembre fuimos a preguntar a la clínica Gutermberg, en Málaga, y nos gustó bastante todo lo que nos contó el doctor. Nos hemos hecho alguna prueba más –cariotipos entre ellas– y el presupuesto es bastante similar al que nos presentaron en FIV Marbella.

El motivo de darle una ‘oportunidad’ a IVI es comprobar si son tan buenos como nos dicen. Hemos de decir que nos han llegado bastantes comentarios y experiencias positivas del centro de Sevilla y es por ello que nos hemos planteado acudir a este primer encuentro a ver qué tal se desarrolla todo…

La primera impresión he de decir que no ha sido positiva, la verdad, pues nos cobran esta primera visita: 90 euros. Dicen que si comenzáramos el tratamiento con ellos nos lo descontarían del montante final pero aún así no me ha parecido bien este tema. Se que realizan un trabajo, una primera consulta diagnóstica y todo eso, lo entiendo, pero teniendo en cuenta que la competencia realiza este primer cara a cara sin coste alguno, lo he percibido como una suerte de ‘demostración de fuerza’ de la marca.

presupuesto tratamiento IVI sevilla

Ojalá merezca la pena los casi 400 kilómetros de ida y vuelta que vamos a tener que hacer y a ver qué tal impresión nos llevamos… Haciendo cálculos, en IVI cuesta el tratamiento un mínimo de 1.500 euros más en relación a las otras clínicas en las que hemos consultado el tema.

¿Qué tal vais vosotras? ¿Alguien que haya acudido a IVI Sevilla o a algún IVI de España?

Anuncios
72

Yo me bajo aquí

Hace mucho que no me sentaba a escribir aquí. Este blog, que ha sido una especie de diario para mi, como una amiga silenciosa que aguantaba mis ilusiones, mis castillos en el aire; mis tristezas, mis lágrimas, mis golpes contra la realidad… Es justo y, para mi, necesario sentarme a contaros a vosotras, a las que estáis ahí conmigo desde el principio, a las que habéis alcanzado vuestro sueño y a las que no, contaros que yo me bajo aquí.

Tal vez no he sido tan fuerte como debiera, puede que no haya sabido gestionar bien el estrés, es probable que no merezca ser mamá sino soy valiente como para seguir en la lucha por conseguir ese deseado positivo.

Hoy hace un año aproximadamente –unos días atrás– que tuvimos nuestro primer negativo. Desde entonces, en este año, han sido otras dos transfer con el mismo triste resultado y muchas pruebas. Muchas noches yendo a la cama con los ojos bañados en lágrimas. Muchos días en los que sonaba el despertador y no quería salir de la cama. Y no, eso no es vida. No. Esa no soy yo. Necesito encontrarme allí donde me quedé y es por ello que, ahora en mi cuarta y –al menos por un buen tiempo– última betaespera me siento con ánimo para volver a escribir esto que leéis.

Después de mucho pensarlo. De decir, decidir, volver a cambiar, de decidir para luego desdecirnos a los pocas horas, mi pareja y yo sí hemos tomado una decisión clara. El miércoles próximo, el 29 de abril, esto terminará. Si es positivo, bienvenido sea, no hay lugar a dudas. Si sigo sin encontrar esas dos ramitas rosa que, para nosotras, parecen una leyenda urbana, pararemos ininterrumpidamente. No puede ser que hayamos invertido casi dos años de nuestra vida –hace justo dos años nos hicimos las pruebas de fertilidad en la que ya nos dijeron que necesitaríamos ir a FIV– en llegar a esto, en llegar a nada. No dudo que ser papás es algo maravilloso, que no habrá nada comparable, por supuesto. Pero no es menos cierto que tan importante como tomar la decisión de empezar en este mundo exige estar preparados es saber decir basta, ya, hasta aquí. Me planto.

Nosotros nos plantamos, al menos, por un tiempo indefinido. Sigue leyendo

97

¡Muditas nos quedamos!

Hola chicas, ¿qué tal??? Ay, ¡qué dejadito tengo esto! ¡Lo sé! Puedo decir que, por ahora, no es mala señal. Estoy muy entretenida, entre el trabajo, la casa, proyectos profesionales fuera de la oficina y, por supuesto, Lolo. No imagináis cómo he cambiado el chip desde que visité al psiqui y con la llegada de mi pitusín. Es el que me arranca más sonrisas a lo largo del día y tanto yo como mi chico somos otros desde que entró en casa. Da mucho trabajo, como buen cachorrito de perro de agua, muy inquieto, ¡y además nunca había limpiado tanto! Creo que Mónica la de ‘Friends’ se queda corta a mi lado jajajaja Pero bueno… ¡Todo merece la pena, la verdad! ¡Hasta días como hoy que me levanté a las seis y media de la mañana para poder sacarlo un ratito antes de ir a currar!

Hoy vuelvo a FIV Marbella. Van a hacerme la ecografía doppler para ver si ha mejorado un poco la situación ahí abajo. Yo espero que sí… Tenía que tomar una pastilla de pentoxifilina cada ocho horas aunque confieso que he tenido días y días, días en que se me olvidaba alguna, pese a la alarma, y días en los que la tomaba a deshoras… Todo fruto de lo mal que andaba de ánimos, la verdad. Pero bueno.

A ver qué tal anda la cosa. Espero que haya mejorado. Y, ¿sabéis lo mejor? Si realmente no ha llegado al punto bueno y tengo que seguir un mes o dos más así puedo decir totalmente convencida y con sonrisa incluida que ME DA IGUAL. Sí. He llegado a un punto ‘raro’, la verdad. Quiero ser mamá pero en estos momentos eso ha pasado a un segundo plano. Es decir, es una de mis prioridades, pero la principal ahora mismo es ser feliz con el aquí y el ahora, y eso es en diciembre de 2014 y, hasta el momento, sin embarazo a la vista, con mi chico, mi Lolito wapo y yo. Sigue leyendo

49

Vuelve la ilusión: Os presento a nuestro ‘pequeño’ de seis días

Es difícil ponerle puertas al campo; es difícil que una paloma decida no echar a volar; es difícil haber acudido esta mañana a la clínica, haber tenido una experiencia muy bonita con mi chico y sentir que ya tenemos dentro a nuestro ‘pequeño’ esperando que se agarre y empiece a crecer. Sí, es difícil. Por eso os escribo en estos momentos con mucha ilusión, soñando lo que puede llegar a ser, y sin dejar de mirar esta fotito de nuestro embrión de seis días. ¡Todo un campeón, seguro! 

blastocisto fecundacion in vitro

Nuestro ‘pequeño’ de seis días.

La verdad es que esta segunda transfer no ha tenido ni punto de comparación con la anterior. Ha sido mucho más tranquila y relajada. Por supuesto, los dos valiums que me había tomado hicieron efecto, ¡qué floja me encontraba! Pero bueno, eso hizo que estuviera mucho menos ansiosa y al final eso también influye en la experiencia global. Además, esta vez, al ser consciente, ha entrado mi chico. La verdad es que ha durado poquísimo, diría que ni cinco minutos, y nos hemos sentido súper abrigados por los profesionales de FIV Marbella, tanto por nuestro Doc, como por las enfermeras (genial, Ade!) como por los embriólogos (otro ‘ole’ por Cristina). 

Uno de los motivos que ha hecho que volvamos más felices y positivos es que nos han comentado que desde que cambiaron de instalaciones -antes estaban dentro de la Clínica Ochoa de Marbella- está obteniendo mejores resultados. ¡Casi un 100% de positivos en julio! Nos han dejado ‘ojipláticos’! Según dicen, no saben bien a qué puede deberse, pero uno de los aspectos que dicen ha cambiado y que igual está ahí parte de la clave -también puede deberse a la casualidad, ¿eh? No todo tiene un motivo racional en esta vida- es a la temperatura del quirófano. Os cuento…

Desde que FIV Marbella cambió de instalaciones -antes estaban dentro de la Clínica Ochoa- está obteniendo mejores resultados. ¡Casi un 100% de positivos en julio! ¡Nos han dejado ‘ojipláticos’!

En Clínica Ochoa uno de los peores recuerdos que tenemos -hablo tanto de mi como de Amelie, que consiguió su positivo con FIV Marbella también- es el frío del quirófano. Vale que estas instalaciones suelen estar a unas temperaturas bajas, pero no se me olvida la tiritera con la que entré al mismo tanto para la punción como en la transfer. Ahora en el nuevo centro tienen su propio quirófano y lo han climatizado de manera que esté a una temperatura adecuada -entre 21-23 grados nos han dicho. Según los embriólogos, no era necesario para una FIV tan poquitos grados como había en Ochoa y esa era una ‘lucha’ que tenían allí… Sin embargo, jugaban en terreno ajeno y debían adaptarse a esas circunstancias.

Ahora ellos regulan la temperatura y consideran que podría ser incluso que los segundos que hay de cambio de temperaturas del laboratorio al quirófano para la transfer igual hasta podrían afectar al estado de los embriones. Estos son, en principio, meras especulaciones, ¿Eh? Pero obvio que te anima saber los muchos embarazos que se han conseguido en julio, que es ‘temporada alta’ para este tipo de clínicas que se encuentran en zonas tan turísticas como Marbella.  

Por lo demás, pues deciros que me he echado una siesta apoteósica: tres horas y media!!! Me tuve que poner despertador a las cuatro para ponerme la progesterona, ¡menos mal que me acordé! Y me he despertado a las siete de la tarde, así que estoy muy relajada y descansada, que esta mañana en el trabajo, hasta irme a la clínica, he pasado muchos nervios. Además, esta no ha sido una buena semana, sinceramente. Creo que estaba demasiado ‘negativa’ y las noches se me han hecho eternas. Ahora sí toca relajarme, descansar y… esperar. Paciencia. Esto es lo que nos ha tocado. Pero seguro qeu la felicidad que ha de venir tras momentos como estos merecerá mucho la pena.

Un abrazo a TODAS. Gracias por el apoyo. Ojala pueda devolveros todo lo que me dais, aunque creo que esto es mutuo, que entre unas y otras nos ayudamos a no desviarnos del camino. Aprovecho también para mandar un besazo de ánimo a Cristinuki, ¡a por tu peque el lunes!

88

La ilusión se asoma a la puerta: ¡Aquí nos están esperando nuestros bebés!

Día de emociones ayer. No imagináis la mezcla de sensaciones camino de Marbella. Como ya he comentado en algún post anterior, igual he dejado pasar más tiempo del recomendable para retomar el tema. No sé. He llegado a tal punto de desconexión, como el que ve los toros desde la barrera, que casi me he creído que la película no iba conmigo… Y sí, señorita, va contigo y con tu pareja, va con vosotros, va con el deseo de ser padres y de acunar a un bebé en los brazos.

Nervios por esos tres meses de kit-kat, más nervios por conocer a un nuevo doctor –con el cariño que habíamos cogido al anterior- y un poquito más aún de nervios de conocer la nueva clínica FIV Marbella, que se ha mudado a un nuevo centro, mejor situado y con unas instalaciones magníficas. Nada que envidiar a otros más famosos…

reproducción asistida

Clínica FIV Marbella

La verdad es que, como siempre nos sucede con este gran equipo de profesionales, es pasar el umbral de la puerta y relajarnos, no parar de sonreír y sentirnos como en casa. Desde este post, por si algún día lo leyeran, GRACIAS a Maite, Cristina, Ade, Enrique, a Federico (el Doc que se marchó), a Daniel (nuevo gine) y a todos los que conforman, de una u otra manera FIV Marbella. Y de verdad, digo todo esto de forma desinteresada.

Es la mejor manera que conozco de expresar como ayer volvió la ilusión a apoderarse de nosotros, con un gusanito que empezó a moverse por la tripa y llegó hasta el cerebro. ¿El resultado? Salir de allí con una gran sonrisa y soñando con lo hermoso que será ser papás.

La visita fue estupenda, como ya podéis comprobar. Nos reencontramos con todos los que tan bien nos han tratado y conocimos a Daniel Sosa, con el que esperamos –SÍ O SÍ- conseguir el positivo. De aspecto amable, muy cercano, joven, por su acento creo que argentino y por lo que hablamos muy preparado para llevarnos de la manita al quirófano y de allí a la betaespera. Tras esta, las dos rayitas rosa que tanto anhelamos ver.

Le planteamos varias cuestiones que espero poder contaros más tranquilamente: sobre la calidad de los embriones, si es mejor transferir uno o dos, preparación para esta segunda transfer natural, sin medicación, o con algo de ‘ayuda’, transferencia con o sin sedación (por mis mareos), posible fecha para tener en mi vientre a esos bebitos (en torno al 22-25 de agosto probablemente), una propuesta de ‘cambio’ en la transferencia que está obteniendo buenos resultados y de la que os hablaré… Sigue leyendo

42

Y ya llega ‘mañana’

Después de tres meses de kit-kat va siendo hora de volver a poner la mente –el corazón siempre ha estado con ellos– en nuestros bebés. Mañana vuelvo a la clínica para empezar a preparar todo de cara a la transferencia, la segunda, que nos haremos en el mes de agosto.

La verdad es que íbamos a dejarlo para este viernes. Sin embargo, hace un ratito mi chico, que está siendo el más ‘racional’ de los dos en todo esto, me ha dicho… “¿Por qué esperar? Vamos a ir ya, hoy, mañana, para dar ese primer paso que tanto parece estar costándote. Debemos ir al Doc, que nos diga cómo vas y qué análisis tenemos que hacernos”. Más razón que un Santo que se dice, ¿Verdad?

Allá que he llamado un tanto nerviosa a la clínica y ya tengo cita para mañana, a las 16.30 horas. No puedo ocultar mi nerviosismo y por eso estoy escribiendo ahora. Necesito respirar, contar hasta tres y saber que no pasa nada, que cuanto antes empecemos, antes podemos terminar. Pero como cuesta… igual he desconectado en exceso y esto es algo contradictorio. A pesar de que no me olvido del tema ni un segundo, el saber que aún quedaba para retomarlo me ha hecho relajarme un poquito, viéndolo como una meta en el horizonte pero un poco ajena a mí. Raro, ¡lo sé! 

Gran parte de los nervios, todo hay que decirlo, los provoca el saber que nuestro doc, el genial Coppola (mil gracias donde quiera que esté por el trato que nos ha dado), ha dejado FIV Marbella y este martes vamos a conocer al nuevo, Daniel Sosa. Me pregunto cómo nos irá con él. Sí, seguro que bien, pero bueno, cuesta acostumbrarse a cualquier médico, más ahora cambiar cuando estábamos tan contentos.

La verdad es que voy con algo de ventaja, y es que mi amiga Ameliehay qué bien que avanza su embarazo!!!- ya ha estado con él y me ha hablado genial. Me ha ayudado a relajarme un poco y a no temerle. Dice que se ve un gran profesional y que es muy amable. ¡A ver qué tal! También voy a conocer la nueva clínica. Han cambiado de instalaciones y están estrenando centro.

Yo solo quiero que pase lo más rápido posible este tiempo que nos puede quedar de búsqueda, de idas y venidas. Supongo que como a tod@s vosotr@s…

Un besazo para tod@s.

36

Y julio llegó…

Han pasado ya casi tres meses desde nuestro primer negativo. En este tiempo pasamos de la tristeza y la desilusión de las primeras semanas, a la recuperación emocional del mes siguiente… y a la (casi) total desconexión de nuestra realidad: para ser papás hay que pasar por laboratorio y quirófano.

blog fecundacion in vitro

En principio íbamos a acudir a la clínica en junio para volver a deshojar la margarita: bebé sí, bebé no… Sin embargo, teniendo en cuenta que ese mes se iba a presentar lleno de eventos (vacaciones, boda, ferias y visitas de amigos), decidimos pronto dejarlo seguro para julio.

Nos fuimos a Riviera Maya, volvimos con las pilas súper cargadas… pero la verdad es que yo, al ver que se acercaba el momento, no terminaba de verlo claro. Julio, verano, visitas al Doc. No terminaba de animarme. Empecé a darle vueltas a la cabeza. Consulté con la almohada, busqué información en internet sobre cuándo era el momento más oportuno para reiniciar un tratamiento –obvio, eso está en cada pareja, yo diría que en cada mujer, pues al final somos las que llevamos más carga física, por supuesto, y también emocional–, me cuestioné pros y contras y adopté una postura.

No era mi momento, necesitaba JULIO para mi, para nosotros, para mi verano 2014 sin preocupaciones ni visitas al médico.

Tocaba comunicárselo a mi chico. Al fin y al cabo, era mi postura, pero debería ser NUESTRA decisión, del futuro papá y la futura mamá. Él me entendió a la perfección. Le di mis razones, le hablé de mis inquietudes –siempre rondando ese miedo a otro NO– y, pese a que por él lo intentaríamos ya, terminó pareciéndole bien postergarlo nuevamente. Y añado que DEFINITIVAMENTE.

Será en agosto cuando vaya a recoger a mis bebés. Sí, mis bebés. No los llamaba así desde el 14 de abril, cuando tuvimos el test de embarazo, y ya es hora de volver a llamarlos lo que son esos embriones que están ahora ‘hibernando’ en Marbella.  Sigue leyendo

99

Seguimos en la lucha

Tarde de nervios… hasta que llegué a la clínica, la verdad. El personal de FIV Marbella tiene una especie de efecto ‘sedante’ en mí, en serio. Y es que no hay nada como entrar por la puerta y que te reciban con una cálida sonrisa, un abrazo y un “¿cómo estáis, pareja?”, “Bien… ya bien. Hemos tenido unas semanillas dificilillas pero ya animados y listos para dejar todo listo para retomar el tema. Queremos ser papás y vamos a por ello”. ¡Y listo! Fuera nervios y ansiedad, la verdad.

Estuvimos hablando con el doc primero y con la gerente después. Nuestro Gine nos dijo que cuando quisiéramos podíamos ponernos manos a la obra. Lo aconsejable, en su opinión, es esperar dos reglas –a mí me debe bajar esa segunda en estos días- y ya con la segunda se puede empezar otra vez. Le explicamos que nos encontramos con ánimos pero que hemos decidido esperar a julio, después de vacaciones y de un mes de junio con boda y feria de por medio. Nos dijo que genial, que lo importante es que sea cuando decidamos y listo, que el ritmo lo marcamos nosotros.

Así pues, si todo va según lo previsto, a finales de junio iré a la clínica para una ecografía, para ver que todo está bien, y ya esperar a que me baje la menstruación y volver a la lucha.

Hemos decidido intentarlo sin medicación esta vez. Nuestro Doc nos daba dos opciones: por un lado, con Orgalutrán, para evitar la ovulación que pueda llevar a cancelar el ciclo; por otro, sin Orgalutrán pero controlando más la evolución de mi periodo, lo que conlleva más visitas y controles ecográficos. ¿Pros y contras? En ambos casos nos aseguró que la EFECTIVIDAD DEL TRATAMIENTO FIV es la misma, que al fin y al cabo es lo más importante.

tratamiento fivEl pro de no hacerlo con medicación es que no habría que pagar Orgalutrán, salvo que se viera que se iba a dar la ovulación. En ese caso habría que recurrir a Ovitrelle, que al final nos va a costar lo mismo. Y es que el contra de esta opción es el dinero, que no está mal ahorrarnos los 200 y pico euros que puede costar esta medicación. Lo único que nos dijeron es que claro, que si ven que hay riesgo de tener que cancelar el ciclo pues recurrirían al Ovitrelle y eso, al final tendríamos igualmente que pagar, pero bueno. Otro posible inconveniente es que tengan que cancelar finalmente en ese mes por eso mismo, porque se vaya a dar o se dé la liberación del óvulo.

La otra opción, con medicación, realmente tiene todo ‘pros’ y solo un ‘contra’, que es el tener que pagar el Orgalutrán y los pinchazos. A mi la verdad es que estos últimos no me importan, les he perdido el respeto jejeje, y la verdad es que el dinero de ese producto lo podemos destinar, por ejemplo, a mi sedación, que son 320 euros…

Al final hemos decidido intentarlo SIN MEDICACIÓN en esta segunda FIV. Yo creo que irá bien. En el peor de los casos puede ocurrir que tengamos que cancelar y esperar ya a agosto o que haya que pagar Ovitrelle. Pero bueno, estamos tranquilos ahora mismo y no nos importa probar a ver qué sucede, chicas.

Y de la parte médica, a la económica. Sigue leyendo

12

Punción ovocitaria… ¡Superada!

Ahora mismo no sé bien por dónde empezar. Si por mis sensaciones anoche, mientras hacía mías las canciones de Manuel Carrasco; las de esta mañana, con ánimo e ilusión, pero deseando estar ya de vuelta a casa; o lo que pasó por mi cabeza cuando me vi ya en la camilla esperando que me pasaran a quirófano… Me quedo seguro con dos cosas. La primera, ¡18 ovulitos! Y parece ser que 12 de ellos son maduros. No sabéis la alegría que nos ha dado a mi pareja y a mi cuando la doctora ha venido a ver qué tal estaba y a contarnos. Nos ha dicho que está genial, que ellos esperaban unos 10 o 12 y se han llevado una gratísima sorpresa. ¡Bravo!!!

En ese mismo instante he respirado aliviadísima, por el ‘run run’ que tenía en la cabeza por el tema de la medicación. Hoy de camino al hospital solo hacía pensar… ¿Me habré puesto bien el Ovitrelle??? ¿Qué me va a decir el Doc cuando le cuente lo que (no) me pasó??? Hasta se lo conté, que con los nervios tuve una confusión y tal y tal y tal. Pero bueno, parece que lo hice bien, amigas.

La verdad es que todo transcurrió muy bien. Llegamos media hora antes -yo soy así de ‘apretá’-, estuvimos esperando y a las diez en punto vinieron a por mi. Mi chico no podía acompañarme, así que nos echamos la más bonita de las miradas, nos dimos un beso y nos despedimos. ‘En una horita nos vemos‘. Él se fue a desayunar y yo rumbo a lo desconocido… Me puse mi bata, mis patucos y el gorro típico de quirófano y me llevaron hasta una cama. Una manta, me pusieron antibióticos vía venoso -no sé si se dice así!- y a esperar una media horita.

A las diez y media -imagino que sería esa la hora, que era lo previsto, pero tenía perdida la noción del tiempo- pasamos a quirófano. La verdad es que, por suerte, es la primera vez que entro en uno. No me asusté ni me puse algo más nerviosa hasta que me tumbaron en la camilla y empezaron a preparar ‘el tema’. De estos momentos solo recuerdo el frío. ¡Estaba tiritando!!! Entre los nervios y que realmente la temperatura estaba muy baja, intenté relajarme y concentrarme para no dar el espectáculo, la verdad. Pero el caso es que no recuerdo nada más. ¡Nada! Ni la anestesia. No sé si es que me desvanecí o que mi mente ha borrado ese pequeño episodio.

Cuando desperté allí estaba mi niño. Con esos ojazos azules, mirándome aliviado. A un lado él. Al otro, la doctora, Ángela. Qué bonito nombre, ¿verdad? Ella nos informó de todo, nos dijo lo de los 18 óvulos, los 12 maduros y me dijo que descansara, que intentara dormir. Sigue leyendo

2

Cuenta atrás: El día D

El día de D de ‘deseado’. También podría ser el día I de ‘inimaginado’ e ‘increíble’. El día S de ‘soñado’. El día E de ‘esperado’. Y es que ya llega, ya está aquí. Finalmente este miércoles 29 de enero de 2014 comenzaré mi primer ciclo de FIV -Fecundación in Vitro. No quiero decir primer y último por muchos motivos. Vamos a dejarlo así. Mi primer ciclo de FIV. En abril hará un año que tuvimos nuestra primera consulta en un centro de reproducción asistida, algo que realmente nunca pensé hacer. Y miradme, aquí estoy, contando los días para empezar el tratamiento.  Sigue leyendo