20

Mi primera MamyBox

Un biberón, un babero, un dosificador, toallitas, un sujetachupetes… ¡No le falta detalle a mi primera MamyBox y por fin encuentro el ratito para contaros! Lo primero, como siempre digo, es de bien nacidos ser agradecidos, así que desde aquí GRACIAS a Carlos, el responsable de comunicación de la empresa, por ponerse en contacto conmigo y enviarte esta maravilla de cajita. La verdad es que reconozco que solté alguna lagrimita al abrirla y ver lo que escondía. Todo precioso y no le falta detalle, no solo para el peque, sino para mí. Imagino también que teniendo en cuenta que aún Melli y Zos no están conmigo –al menos físicamente, en pensamiento mis niños nunca me abandona…– han incluido algunas cositas para mamá y papá. ¡Os lo enseño todo!

En la primera foto podéis ver todo lo que traía mi MamyBox:

–          Biberón Intuition de Tigex, con motivos en celeste y lo que llaman ‘air control’, una válvula de ventilación para que el bebé trague menos aire y digiera mejor. Es tan bonito y además, junto con los chupes, me parece de las cositas más tiernas y que más se me asocian con la maternidad;

–          Dosificador de leche en polvo de Planet Baby,

–          Tijeras de punta redonda de Tigex;

–          Babero para recién nacidos, de 0 a 4 meses, con motivos infantiles de Tigex;

–          Cadenita para chupete con broche de pinza de Badidu,

–          Paquete de 24 toallitas de Moltex Premium,

–          Aceite corporal de hueso de uva Notaliv,

–          Bolsa de cereales, muesli de avena con arándonos rojos y semillas de calabaza de Diet Radisson,

–          Cadena plateada con colgante de corazón,

articulos de bebes

Como podéis comprobar, muy completita. Estas cajitas de productos tienen un coste de suscripción de 25 euros al mes y, por lo que he podido calcular, los productos que venían tienen un coste de algo más de 30 euros (he buscado los precios en internet, en diferentes tiendas online, para poder ver el coste real de lo que contiene). Sigue leyendo

70

Mi blog, nuestra experiencia, un secreto

Buenas tardes, amigas. Pasan las horas y no sabemos nada de Lluvia. Estos silencios son muy difíciles de interpretar, la verdad. Ojala sea porque ha tenido un POSITIVO enorme y no ha podido conectarse para contarnos… ¡Por ese OJALÁ!

blogLo que os quería contar en este post también habla de un secreto, nuestro secreto, tanto mío como vuestro, y no es otro que el blog. Ya en alguna ocasión os he contado que mi chico no sabe nada de este rinconcito y de ahí que os haya escrito siempre con pseudónimo, la verdad. Sin embargo, cada cierto tiempo me planteo si contárselo o no. Él siempre ha querido llevar todo este tema en la más absoluta intimidad y en secreto. De hecho, si no fuera por mi insistencia no habríamos dicho nada a sus hermanas y a mi hermano.

Por las noches, en ocasiones me ve escribir en el portátil, absorta tecleando y sin prestar atención a lo que sucede a mi alrededor, a él básicamente. Es entonces cuando llama mi atención y me pregunta, “nena, ¿qué haces?” y mi respuesta siempre es la misma, “nada, gordi, trabajando un poco”. Como me dedico a Internet, las redes sociales y la blogosfera, no le extraña nada esta contestación, la verdad, pero yo siempre me quedo un ratito dudando si compartir con él nuestro secreto o no…

Hoy estoy planteándome ya seriamente el contárselo porque me ha llegado un regalito: una caja de Mamybox. No imagináis la ilusión que me ha hecho. Esta es una de esas cajitas de muestras y productos, tipo a la de mi suscripción de belleza y cuidado personal, mi Birchbox (por cierto, cada vez más contenta con ella, y eso que al principio no me terminaba de convencer). Como su nombre indica, está dedicada a las mamás, los bebés y la dulce espera. Al verla se me ha venido alguna lagrimilla a los ojos, pensando si podré utilizar algún día las cosas bonitas que seguro vienen dentro.

Es por esto que estoy considerando muy mucho que decimos por aquí el decirle mi niño de ojos azules. “Ey, que resulta que la friki de tu chica ha hecho un blog para desahogarse y contar la experiencia de esta búsqueda de nuestro bebé”. No sé. Estoy en un mar de dudas, de verdad… Aunque sinceramente hoy y ahora –jueves 8 de mayo a las casi cuatro de la tarde- la balanza se inclina más hacia el Sí que hacia el NO.

¡Luego os cuento!  Sigue leyendo