99

Seguimos en la lucha

Tarde de nervios… hasta que llegué a la clínica, la verdad. El personal de FIV Marbella tiene una especie de efecto ‘sedante’ en mí, en serio. Y es que no hay nada como entrar por la puerta y que te reciban con una cálida sonrisa, un abrazo y un “¿cómo estáis, pareja?”, “Bien… ya bien. Hemos tenido unas semanillas dificilillas pero ya animados y listos para dejar todo listo para retomar el tema. Queremos ser papás y vamos a por ello”. ¡Y listo! Fuera nervios y ansiedad, la verdad.

Estuvimos hablando con el doc primero y con la gerente después. Nuestro Gine nos dijo que cuando quisiéramos podíamos ponernos manos a la obra. Lo aconsejable, en su opinión, es esperar dos reglas –a mí me debe bajar esa segunda en estos días- y ya con la segunda se puede empezar otra vez. Le explicamos que nos encontramos con ánimos pero que hemos decidido esperar a julio, después de vacaciones y de un mes de junio con boda y feria de por medio. Nos dijo que genial, que lo importante es que sea cuando decidamos y listo, que el ritmo lo marcamos nosotros.

Así pues, si todo va según lo previsto, a finales de junio iré a la clínica para una ecografía, para ver que todo está bien, y ya esperar a que me baje la menstruación y volver a la lucha.

Hemos decidido intentarlo sin medicación esta vez. Nuestro Doc nos daba dos opciones: por un lado, con Orgalutrán, para evitar la ovulación que pueda llevar a cancelar el ciclo; por otro, sin Orgalutrán pero controlando más la evolución de mi periodo, lo que conlleva más visitas y controles ecográficos. ¿Pros y contras? En ambos casos nos aseguró que la EFECTIVIDAD DEL TRATAMIENTO FIV es la misma, que al fin y al cabo es lo más importante.

tratamiento fivEl pro de no hacerlo con medicación es que no habría que pagar Orgalutrán, salvo que se viera que se iba a dar la ovulación. En ese caso habría que recurrir a Ovitrelle, que al final nos va a costar lo mismo. Y es que el contra de esta opción es el dinero, que no está mal ahorrarnos los 200 y pico euros que puede costar esta medicación. Lo único que nos dijeron es que claro, que si ven que hay riesgo de tener que cancelar el ciclo pues recurrirían al Ovitrelle y eso, al final tendríamos igualmente que pagar, pero bueno. Otro posible inconveniente es que tengan que cancelar finalmente en ese mes por eso mismo, porque se vaya a dar o se dé la liberación del óvulo.

La otra opción, con medicación, realmente tiene todo ‘pros’ y solo un ‘contra’, que es el tener que pagar el Orgalutrán y los pinchazos. A mi la verdad es que estos últimos no me importan, les he perdido el respeto jejeje, y la verdad es que el dinero de ese producto lo podemos destinar, por ejemplo, a mi sedación, que son 320 euros…

Al final hemos decidido intentarlo SIN MEDICACIÓN en esta segunda FIV. Yo creo que irá bien. En el peor de los casos puede ocurrir que tengamos que cancelar y esperar ya a agosto o que haya que pagar Ovitrelle. Pero bueno, estamos tranquilos ahora mismo y no nos importa probar a ver qué sucede, chicas.

Y de la parte médica, a la económica. Sigue leyendo

66

Un olvido que alarga la espera

No podéis imaginar cuál fue mi sensación ayer cuando, mientras me duchaba, se me encendió una lucecita en la cabeza… “Niña, ¡el progeffik!”. El sábado 29 de marzo debía empezar a tomar la progesterona, justo seis días antes de la transferencia: debo llevar este tratamiento los mismos días que tienen mis embriones, ¡seis! De ahí que, siendo la transferencia embrionaria el jueves, el día para empezar con el Progeffik era el sábado. Pero no, ¡maldita cabeza!

Como podéis imaginar, por un rato se me vino el mundo encima. Se suma lo nerviosa que ya de por sí empezaba a estar con un fin de semana un tanto triste por motivos familiares, más algún que otro roce con mi pareja (esos nervios de los dos que conforman un cóctel molotov) y el resultado ha sido el olvido por completo de que debía arrancar nuevamente con estos también llamados ‘óvulos’. La verdad es que procuré calmarme pero he dormido fatal, dándole vueltas a la cabeza y pensando qué podía suponer esto pero hasta esta mañana no he llamado a la clínica. No pensé que molestarlos en domingo fuera a ayudar en nada.

Lo que hice fue comenzar en ese mismo instante, sobre las ocho de la tarde, con el Progeffik. Como es cada ocho horas, mi idea era también intentar regularizarme ya su toma para que no me tocara de madrugada, así que a las doce me lo volví a poner, después a las ocho de la mañana y ahora lo haré a las cuatro de la tarde, después a las 24 y así. Así hasta no sé cuándo, si me quedo embarazada, porque debo seguir con estas cápsulas hasta la betaespera y si tenemos resultado positivo un tiempo más.

Bueno, os cuento. El caso es que esta mañana ya llamé a la clínica súper apurada. La enfermera, tras consultar con el Doc, me ha tranquilizado: “No te preocupes, no pasa nada. Lo único es que la transferencia deberemos retrasarla un día”. Será este viernes 4 de abril. La verdad es que me ha sonado una bonita fecha. De domingo a viernes, seis días, igual que la ‘edad’ que ya acumulan mis huevitos, que siguen los pobres en criopreservación otras 24 horas más. Todo será por un bien, estoy segura… ¡Tiene que ser un viernes súuuuperrrrr feliz!

HAPPY FRIDAY

La verdad es que este tema me ha espinado así que me he puesto a indagar un poco sobre mi amiga la progesterona. Por supuesto, ya me tengo más que requeteleído el prospecto del Progeffik pero como el saber no ocupa lugar ahí que me veis investigando. Sigue leyendo

22

Orgalutrán y Evopad, ¡a escena!

Día 3 desde que dejé la píldora anticonceptiva y se presenta La Roja. Llamada a la clínica, me aclaran las pautas de la medicación y me dan cita para el primer control de este intento de FIV: 24 de marzo de 2014… Feliz día de mi 33 cumpleaños.

En este primer día de ciclo he empezado ya con un conocido, el orgalutrán. Me pondré una inyección diaria durante los próximos cinco días -cinco ampollas, una caja.

A esto se le suma los parches Evopad. Dos de 100 un día sí y dos no, en cualquier parte del cuerpo. Yo he elegido el culete porque es donde menos se ve… Hoy me coloqué los dos primeros. Esta será mi rutina: Viernes, Lunes, Jueves y Domingo. Son los ocho parches -dos por día- que tiene la caja.

Paralelamente, una píldora de ácido fólico, Yoduk, diariamente. Y paciencia. E ilusión. Y constancia. Y alegría. Y fuerza. Y ganas. Y amor. Mucho amor.

23

20… ¡y 21! Última píldora y retomamos el camino

Parece mentira pero sí, ¡ya ha pasado casi un mes desde mi transfer frustrada!

Recuerdo que iba a ser el 14 de Febrero, San Valentín. Como ya sabéis, se me canceló por posible riesgo de hiperestimulación. Algo frustrados volvimos a casa y a hacernos a la idea de que el proceso iba a ser un poquito más largo de lo esperado.

Primero fue dejar de tomar cualquier tipo de medicación –seguía ya solo con Progeffik- y nada más bajarme la regla empezar con la píldora anticonceptiva, Yasmin. El objetivo era que mi útero se relajara y el endometrio fuera volviendo a la normalidad con objeto de programar la transfer ciclo y medio después.

Pues bueno, ese proceso de 21 días –parece esto el programa de Samanta Villar!- tocan a su fin HOY. Esta noche me tomo la última de las píldoras anticonceptivas y entonces tocará esperar que me venga la menstruación. En teoría debería visitarme a lo largo de esta semana, aunque yo de mi cuerpo, visto los últimos meses –se me adelantaba, se me atrasaba…-, me lo espero todo.

La semana pasada tuvimos la visita al Doc, el viernes, para ver qué tal estaba todo. La verdad es que volvimos a sentirnos tan reconfortados y bien recibidos como siempre. Eso es fundamental en este tipo de tratamientos, como ya todas sabréis, todas las que estéis inmersas en FIV o similares. Nos reímos mucho con nuestro Coppola y pasamos a la silla. Ay, ¡quién me iba a decir que me iba a sentar tantas veces ante un ginecólogo en tan poco tiempo!

La revisión fue según lo esperado: todo bien, todo en orden. Sigue leyendo

6

“Endometrio… maravilloso”

Último control previo a la punción y me vuelvo a casa con estas palabras del doctor resonando en mis oídos: “Endometrio… maravilloso“. Tal cual. Aunque no sabía bien qué significaba eso -sí… ¡ignorante de mi!-, el ‘maravilloso’ me subió el ánimo. En resumidas cuentas, todo está bien, perfectamente listo para extraer los folículos así que ando intentando asimilar el siguiente paso. Me he puesto una ampolla de orgalutrén a las nueve y a las diez y media en punto me toca una de Ovitrelle. Ya mañana solo el Yoduk y a prepararme para el sábado.

Será a las 10.30 de la mañana, así que a las diez ya debo ingresar en el hospital. Para la noche antes, a partir de las 22 horas no ingerir alimentos sólidos y a partir de las 24 horas ningún líquido. Debo ir en ayudas.

Según me han dicho a la una del mediodía estaré ya en la calle. De 10.30 a 11 aproximadamente será la punción ovárica y sobre las 12 mi pareja deberá entregar la muestra de semen. Tras la punción, a casita y reposo absoluto.

Día clave será el domingo. El personal de laboratorio se pondrá en contacto con nosotros para informarnos de la fecundación. ¿Cuántos huevitos lograremos tener??? No sé, pero muero de nervios. Según nos explicaron con anterioridad, puede ocurrir que tengamos cuatro buenos, dos, uno… e incluso ninguno. Espero que no sea así. Al menos el ginecólogo me ha dicho que he respondido bien al tratamiento. También me ha dicho que realmente ellos a la primera FIV la suele llamar ‘de prueba‘. Me ha estado explicando que realmente es muy difícil prever como va a reaccionar nuestro cuerpo. Que en mi caso considera que todo ha ido bien y bajo control… Total, 50-50, la suerte el sábado puede que esté echada. Cruzo los dedos.  Sigue leyendo

8

Primer control de mi primera FIV

medicacion tratamiento FIVSe trata de ir dando pequeños pasitos. Hoy hemos subido otro peldaño: el primer control desde que empecé con el Puregon. La verdad es que estaba nerviosa. Estos días atrás me he notado la tripa algo hinchada y con dolores de cabeza con relativa frecuencia. Yo iba preparada para que me pudiera decir que estaba ‘sobre estimulada’. ¿Y de dónde te sacas eso, nena? Me ha comentado mi pareja por el camino. Y le he contestado, ‘del prospecto… y de Internet‘. No sé si compartís mi opinión pero la red tiene también sus efectos secundarios: demasiada información y difícil filtrar cuál es fiable y hasta qué punto deberíamos leer.

Pero bueno, como siempre, que me voy por las ramas. Según me ha comentado el doctor Coppola “todo va según lo previsto“. Dice que aunque es pronto, parece ser que tendré entre seis y diez folículos, ‘lo que no quiere decir que vayan a tener todos sus respectivos óvulos’. Capicci, Federico!

Me ha mandado hoy y mañana empezar también con el orgalutrán, dos pinchacitos a las 20.30 hora y próximo control… ¡El miércoles! Así que estoy intentando pensar a corto plazo, mi meta es pues llegar al miércoles haciendo los deberes: Por las mañanas, Yoduk; por las tardes, Puregon y OrgalutranSigue leyendo