4

¿Es mi momento?

Recuerdo cuando una de mis mejores amigas me decía que, para decidirse a buscar un bebé, habían decidido dejar de pensar en los ‘contras’. “Nunca encontrarás el momento adecuado para ser madre, porque siempre hay circunstancias que te harán pensar que es mejor postergar la maternidad“. Cierto. Cuando uno de los dos miembros de la pareja está en paro, si llevas poco tiempo trabajando en la empresa y te da miedo a que te despidan al quedarte en estado, tal vez cuando tu relación no es aún ‘socialmente’ aceptada, si consideras que todavía te quedan muchas cosas por hacer antes de ser mamá… Mil factores. Por eso, el consejo tanto de mi amiga como de otras personas cercanas siempre ha sido el mismo: no pensarlo e ir a por ello.

Sin embargo, cuando decides NO PENSARLO E IR A POR ELLO y ese ‘ELLO’ no llega tienes tanto tiempo para pensar que en ocasiones te asalta el miedo… ¿Estaré preparada? ¿Ha llegado el momento de dejar de pensar en mi para pensar en otra personita? Y, lo más importante, ¿es lo que realmente quiero? Supongo que todas estas reflexiones en ocasiones no son más que para autoconsolarme o convencerme de que estoy bien, de que tal vez un embarazo no es lo que quiero.

La realidad es que tengo 32 años, que quiero ser mamá, que siento que es ahora el momento. Pero la Naturaleza para decir que NO, que no es mi momento. No sé. Supongo que este post es fruto del miedo y el nerviosismo que se está apoderando de mi. Se acerca el día de nuestra cita en la Clínica de Reproducción Asistida. Y tengo miedo. A que salga mal, a que nos metamos en un círculo vicioso de intentos fallidos, frustración, sentimientos enfrentados.

Tengo miedo. Siento que esta es una de las muchas cosas injustas que hay en este mundo.

Se que tengo que ser fuerte. Esta noche, sola en casa, me siento más frágil que nunca…

7

Mi primer día ‘Natalben’

El martes fui por primera vez a mi ginecóloga para contarle sobre mi proyecto de ser mamá. Durante la visita me recetó Natalben preconcepcional, una suerte de complemento alimenticio que se supone hemos de tomar para ‘optimizar la capacidad normal de la mujer para procrear’. ¡A ver si es cierto! Realmente, según tengo entendido, son unas pastillas que ayudan a prevenir ciertos posibles problemas y malformaciones en el feto. Con vitamina D, zinc, yodo, ácido fólico y vitamina B12, así que en ello estamos.

natalbenLas compré ayer mismo –alrededor de 17 euros la caja de 30 pastillas, una al día… para un mes- y no sé por qué pero empecé a pensar que este era el primer ‘gasto’ que tenía ya como mamá. Bueno, como pre-mamá. El primero y no el único, porque también hemos comprado unas pastillas que me ha recomendado la doctora para potenciar las posibilidades de que consigamos el embarazo. En este caso concreto las tomará mi pareja. Se trata de Aquilea Fértil, y de ellas, de su precio y su espero utilidad os iré hablando más adelante.

El caso es que hoy me siento diferente, y puede parecer una bobada. Pero ha sido mi primer día ‘Natalben’. Debo tomarlas durante tres meses, después descansar dos y volver a tomarlas. Eso si no se produce el embarazo. En caso de que sí debo seguir tomándolas.

Obviamente, me he puesto a buscar en la red, en foros y blogs sobre maternidad y concepción, y todo el mundo las recomienda y habla bien de ellas. Normalmente se recomienda a las personas que quieren quedarse en estado tomar ácido fólico, pero según parece estas son más completas. Me decía ayer mi amiga que su ginecóloga le dijo que si se lo podía permitir –por precio, son algo más caras que otras-, que  no lo dudara y comprara Natalben. Así que aquí estoy yo y mi Natalben. Sigue leyendo