33

No encontraba el momento…

Cuánto tiempo desaparecida, en muchos sentidos, la verdad. Muy perdida. Sin ganas de sentarme a escribir sobre este tema. La verdad es que no recuerdo bien ni dónde me quedé ni he querido incluso recapitular el último post y espero que me perdonéis la ausencia en todos los sentidos, por no contestaros, por no mandados ánimos y decir que sigo en la luchaNo sé por dónde empezar. Así que bueno, supongo que mejor poquito a poco.

Primero contar que ya me han hecho las pruebas que me recomendó el Doc. Los resultados, a falta de algunos, dispares: no sé si llegué a contados sobre la eco doppler –creo que sí–. Esta salió regular, con los niveles no favorecedores para un embarazo, la verdad. Aunque me dijo el médico que eso no significaba que fuera lo que estaba dificultado la implantación, ya nos explicó que va a hacer todo lo posible para que en la próxima transfer esté todo en las mejores condiciones posibles. Obviamente eso tranquiliza, mucho. O debería… El resultado es tomar cada ocho horas una pastilla de pentoxifilina que me está provocando algunos días unos dolores de cabeza terribles –uno de sus principales efectos secundarios. No pasa nada. Lo acepto y cuando me duele mucho me tomo un ibuprofeno, como he tenido que hacer hoy.

Después me hice las analíticas –enfermedades autoinmunes, coagulación, trombofilias y todo eso. Ahí también ha salido alguna cosita nada buena. Se las envié al Doc por correo electrónico para ahorrarnos el viaje a Marbella, pues hasta diciembre no podemos retomar el tema de una tercera transfer por el tema de la vascularización… Me llamó, me dijo que había algún factor irregular pero que me tranquilizara. Todo tiene tratamiento y es solucionable. Vale. Lo acepto, pero supongo que me entenderéis si me caí un poco de ánimo. De dos pruebas, dos mal… Vamos, que había temas que realmente no estaban yendo bien. Sigue leyendo

137

Días difíciles: Nuevos embarazos… y el mío se aleja cada vez más

Llevo día buscando el momento de escribir aquí. La verdad es que este miércoles pasado tuvimos consulta en FIV Marbella y volvimos a casa algo cabizbajos… y con un bote de pastillas (pentoxifilina) en el bolso.

Desde mi segundo negativo estamos muy liados con pruebas: trombofilias, cualquier atisbo de enfermedades autoinmunes (unas y otras están ya hechas, en espera de tener resultados la próxima semana) y el 22 de octubre una histeroscopia diagnóstica, una biopsia endometrial y un estudio de anatomía patológica. El 1 de octubre tuvimos una ecografía doppler. Por el momento, solo hemos tenido resultado de esta última y no ha sido el esperado: hay algo que no funciona como sería deseable para hacer de mi útero un lugar acogedor para mis pequeños. Para su puesta a punto vamos a necesitar al menos dos meses tomando un tratamiento –primero cada 12 horas y después cada ocho horas- que debería ser suficiente. El Doc me ha alertado de sus efectos secundarios: dolores de cabeza fuertes (la verdad es que sí estoy teniendo alguna molestia) y malestar estomacal (de esto ni atisbo).

pruebas fiv reproduccion asistidaLa verdad es que, pese a los dos negativos en estas dos primeras FIV, en ningún momento nos planteamos que pudiera haber ‘algo más’ que nos impidiera ser papás. No digo que esto vaya a ser un obstáculo. El Gine nos tranquilizó y dijo que el tema de la vascularización –ahora os explico más o menos lo que es, o lo que yo entiendo que es- no es determinante, en su opinión, para que no se produzca un embarazo. Sin embargo, sí ha tenido pacientes en las que mejorando ese factor se ha conseguido el positivo esperado. Eso unido a otras ‘mejoras’, por así decirlo. La idea es que preparemos mi útero para que tenga las condiciones más óptimas, que nos acerquemos a la situación más ideal, para que se produzca la implantación.

De vuelta a casa me desahogué con mi chico. Bueno, los dos. Aunque es un contratiempo que tiene solución, eso no quita que ahora mismo todo nos afecte en exceso y que cada vez que hay que retrasar el tema nos suponga bajar en esta montaña rusa a una velocidad incontrolable. Ahora toca volver a subir y en ello estamos. Cada vez tengo más claro que igual voy a necesitar ayuda psicológica para afrontar mejor todo esto, pero al final me resisto a gritar ‘help’ y acabo por levantarme solita. Bueno, siempre cogiendo fuerte la mano de mi príncipe de ojos azules.  Sigue leyendo

142

Pruebas, pruebas y más pruebas

Tarde de domingo, cielo encapotado, mi ordenador y yo cara a cara para poner algo de orden a esta última semana en que he estado ‘ausente’… La verdad es que antes debo daros las gracias –se que no es la primera vez que empiezo así, ¡por algo será!– por los muchos comentarios y consejitos que me habéis dejado en relación a las pruebas que quería proponerle al Doctor que me hicieran. Todos me han sido de gran utilidad. Al fin y al cabo sigo siendo ‘novata’ en muchos aspectos de la reproducción asistida. La experiencia es un grado, vosotras la tenéis y os lo agradezco.

pruebas negativos de repeticion

Domingo entre peticiones de pruebas y analíticas. Ordenando un poco mi cabeza y cogiendo aire para la semana que viene…

El viernes 12 de septiembre tuvimos cita en la clínica. Era el regreso tras el segundo negativo –betaespera el lunes 8, difícil olvidarla–. Nos recibieron con mucho cariño, algo que siempre se agradece. Una vez ya con Daniel Sosa, nuestro Gine, un abrazo cálido y a poner las cartas sobre la mesa. Primero, nada de hacer ya la segunda transfer. Hay que contemplar la posibilidad de que haya algún factor desconocido por ahí que esté dificultando el quedarme embarazada con fecundación in vitro. Sosa lo tenía claro y nosotros también, así que eso me tranquilizó. Durante la cita nos habló de mil nombres, casos, posibles obstáculos… pero todos (entiendo que CASI todos) con solución.

Esto, por un lado, me puso en alerta y algo nerviosa: pensar todos los factores que pueden estar afectando a la implantación de los embriones me estresó. Uno llega a la reproducción asistida pensando que todo eso no existe, nombres que en la vida ha escuchado, pero ahí están… Por otro, me consoló el saber que si salen algunas cositas, por así decirlo, suelen tener tratamiento. El único ‘contra’ es que alargarán esto más, ya que igual hay que estar unos meses con pastillas o pinchazos, pero bueno. Mientras tenga arreglo, no pasa nada. Eso me decía yo.

Por si puede interesados a las que estéis más o menos en mi mismo lugar, me han mandado muchas analíticas. Os digo que, ya puesta, cuantas más cosas me miren, mejor, aunque esto retarde el tema… 
Sigue leyendo