72

Yo me bajo aquí

Hace mucho que no me sentaba a escribir aquí. Este blog, que ha sido una especie de diario para mi, como una amiga silenciosa que aguantaba mis ilusiones, mis castillos en el aire; mis tristezas, mis lágrimas, mis golpes contra la realidad… Es justo y, para mi, necesario sentarme a contaros a vosotras, a las que estáis ahí conmigo desde el principio, a las que habéis alcanzado vuestro sueño y a las que no, contaros que yo me bajo aquí.

Tal vez no he sido tan fuerte como debiera, puede que no haya sabido gestionar bien el estrés, es probable que no merezca ser mamá sino soy valiente como para seguir en la lucha por conseguir ese deseado positivo.

Hoy hace un año aproximadamente –unos días atrás– que tuvimos nuestro primer negativo. Desde entonces, en este año, han sido otras dos transfer con el mismo triste resultado y muchas pruebas. Muchas noches yendo a la cama con los ojos bañados en lágrimas. Muchos días en los que sonaba el despertador y no quería salir de la cama. Y no, eso no es vida. No. Esa no soy yo. Necesito encontrarme allí donde me quedé y es por ello que, ahora en mi cuarta y –al menos por un buen tiempo– última betaespera me siento con ánimo para volver a escribir esto que leéis.

Después de mucho pensarlo. De decir, decidir, volver a cambiar, de decidir para luego desdecirnos a los pocas horas, mi pareja y yo sí hemos tomado una decisión clara. El miércoles próximo, el 29 de abril, esto terminará. Si es positivo, bienvenido sea, no hay lugar a dudas. Si sigo sin encontrar esas dos ramitas rosa que, para nosotras, parecen una leyenda urbana, pararemos ininterrumpidamente. No puede ser que hayamos invertido casi dos años de nuestra vida –hace justo dos años nos hicimos las pruebas de fertilidad en la que ya nos dijeron que necesitaríamos ir a FIV– en llegar a esto, en llegar a nada. No dudo que ser papás es algo maravilloso, que no habrá nada comparable, por supuesto. Pero no es menos cierto que tan importante como tomar la decisión de empezar en este mundo exige estar preparados es saber decir basta, ya, hasta aquí. Me planto.

Nosotros nos plantamos, al menos, por un tiempo indefinido. Sigue leyendo

33

No encontraba el momento…

Cuánto tiempo desaparecida, en muchos sentidos, la verdad. Muy perdida. Sin ganas de sentarme a escribir sobre este tema. La verdad es que no recuerdo bien ni dónde me quedé ni he querido incluso recapitular el último post y espero que me perdonéis la ausencia en todos los sentidos, por no contestaros, por no mandados ánimos y decir que sigo en la luchaNo sé por dónde empezar. Así que bueno, supongo que mejor poquito a poco.

Primero contar que ya me han hecho las pruebas que me recomendó el Doc. Los resultados, a falta de algunos, dispares: no sé si llegué a contados sobre la eco doppler –creo que sí–. Esta salió regular, con los niveles no favorecedores para un embarazo, la verdad. Aunque me dijo el médico que eso no significaba que fuera lo que estaba dificultado la implantación, ya nos explicó que va a hacer todo lo posible para que en la próxima transfer esté todo en las mejores condiciones posibles. Obviamente eso tranquiliza, mucho. O debería… El resultado es tomar cada ocho horas una pastilla de pentoxifilina que me está provocando algunos días unos dolores de cabeza terribles –uno de sus principales efectos secundarios. No pasa nada. Lo acepto y cuando me duele mucho me tomo un ibuprofeno, como he tenido que hacer hoy.

Después me hice las analíticas –enfermedades autoinmunes, coagulación, trombofilias y todo eso. Ahí también ha salido alguna cosita nada buena. Se las envié al Doc por correo electrónico para ahorrarnos el viaje a Marbella, pues hasta diciembre no podemos retomar el tema de una tercera transfer por el tema de la vascularización… Me llamó, me dijo que había algún factor irregular pero que me tranquilizara. Todo tiene tratamiento y es solucionable. Vale. Lo acepto, pero supongo que me entenderéis si me caí un poco de ánimo. De dos pruebas, dos mal… Vamos, que había temas que realmente no estaban yendo bien. Sigue leyendo

137

Días difíciles: Nuevos embarazos… y el mío se aleja cada vez más

Llevo día buscando el momento de escribir aquí. La verdad es que este miércoles pasado tuvimos consulta en FIV Marbella y volvimos a casa algo cabizbajos… y con un bote de pastillas (pentoxifilina) en el bolso.

Desde mi segundo negativo estamos muy liados con pruebas: trombofilias, cualquier atisbo de enfermedades autoinmunes (unas y otras están ya hechas, en espera de tener resultados la próxima semana) y el 22 de octubre una histeroscopia diagnóstica, una biopsia endometrial y un estudio de anatomía patológica. El 1 de octubre tuvimos una ecografía doppler. Por el momento, solo hemos tenido resultado de esta última y no ha sido el esperado: hay algo que no funciona como sería deseable para hacer de mi útero un lugar acogedor para mis pequeños. Para su puesta a punto vamos a necesitar al menos dos meses tomando un tratamiento –primero cada 12 horas y después cada ocho horas- que debería ser suficiente. El Doc me ha alertado de sus efectos secundarios: dolores de cabeza fuertes (la verdad es que sí estoy teniendo alguna molestia) y malestar estomacal (de esto ni atisbo).

pruebas fiv reproduccion asistidaLa verdad es que, pese a los dos negativos en estas dos primeras FIV, en ningún momento nos planteamos que pudiera haber ‘algo más’ que nos impidiera ser papás. No digo que esto vaya a ser un obstáculo. El Gine nos tranquilizó y dijo que el tema de la vascularización –ahora os explico más o menos lo que es, o lo que yo entiendo que es- no es determinante, en su opinión, para que no se produzca un embarazo. Sin embargo, sí ha tenido pacientes en las que mejorando ese factor se ha conseguido el positivo esperado. Eso unido a otras ‘mejoras’, por así decirlo. La idea es que preparemos mi útero para que tenga las condiciones más óptimas, que nos acerquemos a la situación más ideal, para que se produzca la implantación.

De vuelta a casa me desahogué con mi chico. Bueno, los dos. Aunque es un contratiempo que tiene solución, eso no quita que ahora mismo todo nos afecte en exceso y que cada vez que hay que retrasar el tema nos suponga bajar en esta montaña rusa a una velocidad incontrolable. Ahora toca volver a subir y en ello estamos. Cada vez tengo más claro que igual voy a necesitar ayuda psicológica para afrontar mejor todo esto, pero al final me resisto a gritar ‘help’ y acabo por levantarme solita. Bueno, siempre cogiendo fuerte la mano de mi príncipe de ojos azules.  Sigue leyendo

79

Negativo

La margarita dijo NO.
A falta de hacerme la beta en sangre en un ratito, la prueba que nos hemos hecho en casa hace media horita no deja lugar a dudas. ¡Ni rastro de la segunda línea rosita!!! Negativo.

image

Segundo negativo tras segunda FIV. "Sigue buscando...".

Gracias de corazón por estar ahí. Hoy será un día regulero pero mañana seguro que tengo mejor despertar.

30

Una betaespera muy diferente

Hola chicas. Ay, qué semanita llevo. No sé bien qué contar o qué decir, porque esta segunda betaespera está siendo muy rara, nada que ver con la anterior. Al final, la experiencia es un grado, nos guste o no, y de la ilusión y el pensamiento positivo que ganaba al ‘NO’ de la primera vez hemos pasado a un sentimiento de ni blanco ni negro, ni frío ni calor, ni sí ni no. Un ‘no lo sé’ y un ‘todo puede pasar’ descafeinados reinan mi cabeza.

La verdad es que el fin de semana pasado transcurrió muy tranquilito, como mandaban las indicaciones médicas. Dormí como nunca, la verdad, unas siestas de tres horas y unas noches de hasta diez horas en estado de coma, como yo digo, sin enterarme de nada. Comí muy bien, me mimaron mucho mi chico, mi mami y mi suegra (pasé mucho tiempo con ellas porque mi pareja trabajaba de noche) y todo fue sin incidentes.

Todo cambió el lunes, la verdad. Pasé el día con muchos pinchacitos en el vientre y estos pasaron a la parte baja de la espalda, por los riñones, y a las piernas. Durante el día fue a más. Salí del trabajo a las cinco y media y me fui para casa. No sabría describir la situación, supongo que al final los nervios también influyen mucho, aunque no me noto especialmente ansiosa. El caso es que las molestias fueron a más, especialmente en las piernas. Aunque tengo problemas de circulación, no me suelen doler con tanta intensidad. Fue tal que pasé una noche de perros, apenas pegué ojo y empecé a sacar mi lado ‘hipocondriaco’.

Estaba sola, mi niño tenía programado un mini viaje de trabajo de lunes a martes desde hace unos meses, así que eso iba haciendo que más se liara la bola. Pero vamos, el dolor era real, de eso estoy segura, y las molestias eran peores en la cama que en pie, por lo que probé a meterme en la ducha con agua fría, dar unas vueltas por la casa… apenas pequé ojo. Por supuesto, a él no le quise decir nada para no preocuparle de más, ¿qué iba a poder hacer?

El martes me levanté cansadísima por la mala noche… los dolores siguieron pero más leves. Lo que decidí fue ir al trabajo andando, para ver si lo que necesitaba era caminar un poco –tengo como 25 minutos hasta la oficina y siempre voy ‘a pata’. El día transcurrió con menos incomodidades que el lunes –con pinchacitos en la tripa, eso sí- pero con algún ‘incidente’ en el trabajo que me hizo afrontar la jornada con mucha tristeza… Pero bueno, que todo acaba y el Trombocil entró en mi vida!

Ya por la tarde hablé con el Doctor y me comentó que el tema de pinchacitos, el pecho sensible, que también lo noto y otras cosillas podrían ser síntomas de embarazo en un caso normal, claro que sí, pero que en tratamientos de reproducción asistida pueden ser engañosos. La medicación hace mucho y sería una “temeridad y una imprudencia” por nuestra parte decirte algo diferente. Gracias, doctor Sosa.

Sigue leyendo

49

Vuelve la ilusión: Os presento a nuestro ‘pequeño’ de seis días

Es difícil ponerle puertas al campo; es difícil que una paloma decida no echar a volar; es difícil haber acudido esta mañana a la clínica, haber tenido una experiencia muy bonita con mi chico y sentir que ya tenemos dentro a nuestro ‘pequeño’ esperando que se agarre y empiece a crecer. Sí, es difícil. Por eso os escribo en estos momentos con mucha ilusión, soñando lo que puede llegar a ser, y sin dejar de mirar esta fotito de nuestro embrión de seis días. ¡Todo un campeón, seguro! 

blastocisto fecundacion in vitro

Nuestro ‘pequeño’ de seis días.

La verdad es que esta segunda transfer no ha tenido ni punto de comparación con la anterior. Ha sido mucho más tranquila y relajada. Por supuesto, los dos valiums que me había tomado hicieron efecto, ¡qué floja me encontraba! Pero bueno, eso hizo que estuviera mucho menos ansiosa y al final eso también influye en la experiencia global. Además, esta vez, al ser consciente, ha entrado mi chico. La verdad es que ha durado poquísimo, diría que ni cinco minutos, y nos hemos sentido súper abrigados por los profesionales de FIV Marbella, tanto por nuestro Doc, como por las enfermeras (genial, Ade!) como por los embriólogos (otro ‘ole’ por Cristina). 

Uno de los motivos que ha hecho que volvamos más felices y positivos es que nos han comentado que desde que cambiaron de instalaciones -antes estaban dentro de la Clínica Ochoa de Marbella- está obteniendo mejores resultados. ¡Casi un 100% de positivos en julio! Nos han dejado ‘ojipláticos’! Según dicen, no saben bien a qué puede deberse, pero uno de los aspectos que dicen ha cambiado y que igual está ahí parte de la clave -también puede deberse a la casualidad, ¿eh? No todo tiene un motivo racional en esta vida- es a la temperatura del quirófano. Os cuento…

Desde que FIV Marbella cambió de instalaciones -antes estaban dentro de la Clínica Ochoa- está obteniendo mejores resultados. ¡Casi un 100% de positivos en julio! ¡Nos han dejado ‘ojipláticos’!

En Clínica Ochoa uno de los peores recuerdos que tenemos -hablo tanto de mi como de Amelie, que consiguió su positivo con FIV Marbella también- es el frío del quirófano. Vale que estas instalaciones suelen estar a unas temperaturas bajas, pero no se me olvida la tiritera con la que entré al mismo tanto para la punción como en la transfer. Ahora en el nuevo centro tienen su propio quirófano y lo han climatizado de manera que esté a una temperatura adecuada -entre 21-23 grados nos han dicho. Según los embriólogos, no era necesario para una FIV tan poquitos grados como había en Ochoa y esa era una ‘lucha’ que tenían allí… Sin embargo, jugaban en terreno ajeno y debían adaptarse a esas circunstancias.

Ahora ellos regulan la temperatura y consideran que podría ser incluso que los segundos que hay de cambio de temperaturas del laboratorio al quirófano para la transfer igual hasta podrían afectar al estado de los embriones. Estos son, en principio, meras especulaciones, ¿Eh? Pero obvio que te anima saber los muchos embarazos que se han conseguido en julio, que es ‘temporada alta’ para este tipo de clínicas que se encuentran en zonas tan turísticas como Marbella.  

Por lo demás, pues deciros que me he echado una siesta apoteósica: tres horas y media!!! Me tuve que poner despertador a las cuatro para ponerme la progesterona, ¡menos mal que me acordé! Y me he despertado a las siete de la tarde, así que estoy muy relajada y descansada, que esta mañana en el trabajo, hasta irme a la clínica, he pasado muchos nervios. Además, esta no ha sido una buena semana, sinceramente. Creo que estaba demasiado ‘negativa’ y las noches se me han hecho eternas. Ahora sí toca relajarme, descansar y… esperar. Paciencia. Esto es lo que nos ha tocado. Pero seguro qeu la felicidad que ha de venir tras momentos como estos merecerá mucho la pena.

Un abrazo a TODAS. Gracias por el apoyo. Ojala pueda devolveros todo lo que me dais, aunque creo que esto es mutuo, que entre unas y otras nos ayudamos a no desviarnos del camino. Aprovecho también para mandar un besazo de ánimo a Cristinuki, ¡a por tu peque el lunes!

47

Un paso más hacia el objetivo: El viernes, transfer

Toma de contacto con el problema, acudir a una clínica de fertilidad (¿o es de infertilidad?), ser conscientes de que algo hay que hacer. Ponernos en marcha. Medicación, punción, espera por hiperestimulación, transfer, negativo. Tiempo de descanso. Retomar la acción: visita al Doc, vuelta a la medicación y ya fecha de transfer. El día 11 de septiembre este blog cumplirá un año. El día 8 de ese mismo mes sabré si hemos obtenido un positivo o negativo en esta segunda transferencia de embriones.

agenda mr wonderful

La verdad es que estoy ansiosa. Tengo ganas de que llegue ya el viernes –este viernes es mi transfer!- y de estar en betaespera, de que igual que llegue pase rápido. De saber el resultado. De si conseguimos el objetivo, reír, llorar y disfrutar cada segundo de ese mágico momento en el que nos den el positivo. Si fuera que no, simplemente ser conscientes de que esto es un paso más hacia el objetivo. Y punto. No debemos verlo de otro modo, ni como un fracaso, ni como un bache, ni como un escalón. Es otro paso más, hacia delante.

Gracias a todas por estar ahí. Siempre lo diré, para mi este blog ha sido y está siendo de gran ayuda. Conoceros y sentir que todas vamos en el mismo barco, remando en la misma dirección. Que si vosotras podéis, yo también. Que si yo puedo, vosotras también.

El viernes 29 de agosto, a las 13 horas, mi posible futuro pequeño entrará en mí y ojala sea para quedarse. La prueba de embarazo, el 8 de septiembre.

agenda mr wonderful

Corto y cambio.

32

Endometrio… ¡Despierta!

4,2 mm, cuando ya debería estar a 5 mm“. Ese fue el resumen de mi primer control ecográfico desde que empecé con Evopad… Endometrio, ¡DESPIERTA! ¡ENGORDA!

Llevo días intentando sentarme a escribir pero últimamente he estado bastante ocupada con el trabajo y con cosas de casa, así que aprovecho este mini hueco para poneros un poco al día. La visita al Doc fue el jueves. Yo iba muy ilusionada pensando que iría todo de lujo y que nos darían fecha de transferencia y todo. ¡Qué ilusa! ¡Siendo el primer control!

Hasta yo me río aún de mis novatadas. La verdad es que intento no perder la perspectiva y ser consciente de que mi búsqueda apenas acaba de comenzar, con solo un intento…

blog fecundacion in vitroComo os decía al comienzo, con esas palabras de mi gine, el grosor del endometrio, a “estas alturas”, debería estar más grueso. Pero bueno, que no salten las alarmas, pareja, todo va bien y seguro que el lunes –mañana tengo nuevo control– estará ya todo en orden y casi con total probabilidad la transferencia sea el viernes. La verdad es que a estas alturas me pueden las ganas, la ansiedad, y empiezo a subirme nuevamente en la montaña rusa que suponen todos estos tratamientos.

La verdad es que por ahora es muy fácil, sin pinchacitos ni nada. Por ahora, Evopad. Si mañana va bien, ya empiezo con nuestro odiado Proggeffik. ¡Cero ganas!

Respecto a los parches, comentaros que me han dado algún quebradero de cabeza y hasta me planteo si será por culpa de ellos –bueno, más bien de mi– que el endometrio vaya con retraso: con el calor se me están despegando fácilmente y ha habido días que he tenido que sustituirlos a diario. Sigue leyendo

42

Y ya llega ‘mañana’

Después de tres meses de kit-kat va siendo hora de volver a poner la mente –el corazón siempre ha estado con ellos– en nuestros bebés. Mañana vuelvo a la clínica para empezar a preparar todo de cara a la transferencia, la segunda, que nos haremos en el mes de agosto.

La verdad es que íbamos a dejarlo para este viernes. Sin embargo, hace un ratito mi chico, que está siendo el más ‘racional’ de los dos en todo esto, me ha dicho… “¿Por qué esperar? Vamos a ir ya, hoy, mañana, para dar ese primer paso que tanto parece estar costándote. Debemos ir al Doc, que nos diga cómo vas y qué análisis tenemos que hacernos”. Más razón que un Santo que se dice, ¿Verdad?

Allá que he llamado un tanto nerviosa a la clínica y ya tengo cita para mañana, a las 16.30 horas. No puedo ocultar mi nerviosismo y por eso estoy escribiendo ahora. Necesito respirar, contar hasta tres y saber que no pasa nada, que cuanto antes empecemos, antes podemos terminar. Pero como cuesta… igual he desconectado en exceso y esto es algo contradictorio. A pesar de que no me olvido del tema ni un segundo, el saber que aún quedaba para retomarlo me ha hecho relajarme un poquito, viéndolo como una meta en el horizonte pero un poco ajena a mí. Raro, ¡lo sé! 

Gran parte de los nervios, todo hay que decirlo, los provoca el saber que nuestro doc, el genial Coppola (mil gracias donde quiera que esté por el trato que nos ha dado), ha dejado FIV Marbella y este martes vamos a conocer al nuevo, Daniel Sosa. Me pregunto cómo nos irá con él. Sí, seguro que bien, pero bueno, cuesta acostumbrarse a cualquier médico, más ahora cambiar cuando estábamos tan contentos.

La verdad es que voy con algo de ventaja, y es que mi amiga Ameliehay qué bien que avanza su embarazo!!!- ya ha estado con él y me ha hablado genial. Me ha ayudado a relajarme un poco y a no temerle. Dice que se ve un gran profesional y que es muy amable. ¡A ver qué tal! También voy a conocer la nueva clínica. Han cambiado de instalaciones y están estrenando centro.

Yo solo quiero que pase lo más rápido posible este tiempo que nos puede quedar de búsqueda, de idas y venidas. Supongo que como a tod@s vosotr@s…

Un besazo para tod@s.

56

“Tú también tendrás tu bebé”

Martes que arranco especialmente sensible. Aún siento la humedad de las lágrimas que ayer brotaron de mis ojos… El motivo, a las personas ajenas a nuestra realidad –las dificultades para ser mamás y papás-, les puede parecer egoísta, envidioso, puede que hasta de mala persona. Pero se que tod@s los que andáis por aquí me entenderéis.

La pasada noche me dieron una feliz noticia. Es feliz, sin duda, y yo también la siento así, la verdad. Una de mis primas va a ser mamá. En una situación normal seguro que esa noticia no me habría afectado de manera negativa… pero no lo pude evitar. Cada nuevo ‘estado de dulce espera’ que le llaman que tiene lugar en mi entorno más cercano termina por afectarme. Obviamente, me alegro infinitamente por ese primito que viene en camino, de eso no hay duda. Es simplemente que son hechos que te hacen volver a recordar que para ti no es nada fácil, que para ti puede que no sea posible dar esa noticia…

Cuando llegó mi chico a casa y me vio con la carita de Magdalena rápidamente vino, me preguntó, le conté, me abrazó, me quiso en ese instante más que nunca, me secó las lágrimas, me besó en la mejilla y mirándome fijamente con sus ojos azules me dijo: “Tranquila nena, tú también tendrás tu bebé. Tendremos nuestro bebé. Tranquila”.