42

Y ya llega ‘mañana’

Después de tres meses de kit-kat va siendo hora de volver a poner la mente –el corazón siempre ha estado con ellos– en nuestros bebés. Mañana vuelvo a la clínica para empezar a preparar todo de cara a la transferencia, la segunda, que nos haremos en el mes de agosto.

La verdad es que íbamos a dejarlo para este viernes. Sin embargo, hace un ratito mi chico, que está siendo el más ‘racional’ de los dos en todo esto, me ha dicho… “¿Por qué esperar? Vamos a ir ya, hoy, mañana, para dar ese primer paso que tanto parece estar costándote. Debemos ir al Doc, que nos diga cómo vas y qué análisis tenemos que hacernos”. Más razón que un Santo que se dice, ¿Verdad?

Allá que he llamado un tanto nerviosa a la clínica y ya tengo cita para mañana, a las 16.30 horas. No puedo ocultar mi nerviosismo y por eso estoy escribiendo ahora. Necesito respirar, contar hasta tres y saber que no pasa nada, que cuanto antes empecemos, antes podemos terminar. Pero como cuesta… igual he desconectado en exceso y esto es algo contradictorio. A pesar de que no me olvido del tema ni un segundo, el saber que aún quedaba para retomarlo me ha hecho relajarme un poquito, viéndolo como una meta en el horizonte pero un poco ajena a mí. Raro, ¡lo sé! 

Gran parte de los nervios, todo hay que decirlo, los provoca el saber que nuestro doc, el genial Coppola (mil gracias donde quiera que esté por el trato que nos ha dado), ha dejado FIV Marbella y este martes vamos a conocer al nuevo, Daniel Sosa. Me pregunto cómo nos irá con él. Sí, seguro que bien, pero bueno, cuesta acostumbrarse a cualquier médico, más ahora cambiar cuando estábamos tan contentos.

La verdad es que voy con algo de ventaja, y es que mi amiga Ameliehay qué bien que avanza su embarazo!!!- ya ha estado con él y me ha hablado genial. Me ha ayudado a relajarme un poco y a no temerle. Dice que se ve un gran profesional y que es muy amable. ¡A ver qué tal! También voy a conocer la nueva clínica. Han cambiado de instalaciones y están estrenando centro.

Yo solo quiero que pase lo más rápido posible este tiempo que nos puede quedar de búsqueda, de idas y venidas. Supongo que como a tod@s vosotr@s…

Un besazo para tod@s.

22

Embriones que mañana serán nuestros bebés

Hace unos días compartí en Twitter (@proyectodemami) un artículo muy interesante publicado por Ginefiv: “Valoración y selección embrionaria, ¿de qué calidad son mis embriones?”. Yo no sabía que existían ‘clases’ también en la reproducción asistida hasta que tras la punción y en puertas de la transferencia nos llamaron de la clínica para decirnos: “Hemos obtenido embriones de gran calidad, seis, de tipo A, B y solo uno C”. ¿Perdona? ¿Tipos? ¿Clases? Pues sí, resulta que según las probabilidades de implantación que tengan nuestros ‘huevitos fecundados’ los clasifican. Es la forma para ir transfiriendo aquellos con más futuro.

calidad embrionaria

En nuestra primera transfer optamos por ‘los mejores’ –ay, selección natural, ¡como la vida misma!–. Es decir, ya los ‘utilizamos’ sin éxito… Por eso sí me preocupaba un poquito el tema, pese a que aún tenemos proyectos de bebés que parece pueden prosperar. Es por eso que este artículo me ha dejado muy tranquila, a mi y alguna que otra futura mami, como me comenta la compañera Laura (@cocinillas20).

Existen cuatro tipos de embriones:

1. Categoría A o embrión de 1ª; óptima calidad embrionaria y máxima capacidad de implantación.

2. Categoría B o embrión de 2ª; buena calidad embrionaria y elevada capacidad de implantación.

3. Categoría C o embrión de 3ª; embrión de calidad media con una capacidad media de implantación.

4. Categoría D o embrión de 4ª; embrión de no muy buena calidad con baja probabilidad de implantación.

Esto es así. A más calidad, mayores posibilidades de que esa transfer termine en un positivo en la beta. Sin embargo, dicen algo que TODAS deberíamos grabarnos a fuego en la mente: TODOS LOS EMBRIONES PUEDEN DERIVAR EN UN EMBARAZO SANO. Todas las categorías embrionarias representan una probabilidad de gestación.

Sigue leyendo