54

Mañana transferencia

Pues llegó el momento. Mañana transferencia embrionaria. Mi segundo intento desde que empecé en esto de la Reproducción Asistida. Estoy intentando mantener la calma, la verdad, ser realista y tener plena consciencia de que esto es como volver a tirar los dados, que igual me sale la sonrisa que la carita triste, pero que es un paso más hacia nuestro objetivo: ser padres. Porque lo mejor es lo que viene…

Me voy a la cama con esta lectura que tiene TODO de verdad. Las que hemos decidido emprender este camino lo hemos hecho porque sabemos que es una senda con corazón y eso debe animarnos a seguir, a ir superando los obstáculos que vayamos encontrando al caminar. A parar y tomarnos un descanso cuando nos sintamos agotados. A retomar la marcha cuando algo dentro nos diga que es hora de volver a luchar. Solo así se consiguen las cosas.

Un abrazo a tod@s y cada un@ de vosotr@s y mañana nos leemos. GRACIAS por estar por ahí, de una u otra forma…


“¿Hay alguna manera especial de evitar el dolor?”

– Si, hay una manera.

– ¿Es una fórmula, o un procedimiento, o qué?

– Es una manera de agarrarse a las cosas. Sigue leyendo

Anuncios
90

Novedades de cara a mi segunda ‘transfer’

Llevo una semana intentando escribiros sobre los ‘cambios’ que habrá en mi segunda transferencia embrionaria. Justo hace siete días que conocimos al doctor Daniel Sosa. Las impresiones, como ya os comenté, fueron muy positivas y volvimos a Algeciras con muchas ganas de empezar de nuevo, la verdad.

Le estuvimos contando nuestra primera experiencia, él nos fue haciendo anotaciones médicas que tenía del anterior Doc y haciéndonos algunas preguntas respecto al tratamiento… y llegó el momento de empezar nosotros con las dudas que nos revoloteaban la cabeza desde hace un mes más o menos.

 

¿Uno o dos embriones?

Lo primero, el número de embriones a transferir: ¿Uno o dos, como estaba previsto inicialmente y ya hicimos en el primer intento de FIV? Cuando mi chico y yo empezamos en el tema de la reproducción asistida teníamos claro que, por intento, queríamos probar con dos bebés. Supongo que uno al final se va a la lógica, a lo simple: si nos ponen dos… ¿Doble de posibilidades? Pues bueno, con este tiempo leyendo, pensando, reflexionando, preguntando… –¡Qué sé yo cuántas cosas más! – teníamos casi decidido volver a la carga solo con un huevito.

¿El por qué? Primero, según lo que sabemos, realmente solo se recomienda hacer transfer de dos embriones en caso de que estos –o uno de los dos- sean de muy poquita calidad y tengan pocas posibilidades de implantación. Como nunca se sabe, se tira a los dados… Segundo: nos bastó una tarde con dos bebés-niños de 10 y 11 meses, los dos solos, para que nos entrara el pánico. Por primera vez nos planteamos realmente… ¿Es esto lo que queremos? ¿Nos vemos sacando adelante, papis primerizos, dos babys??? Que conste que sé que es posible y que no es ni mucho menos misión imposible. Lo sé. De hecho confieso que me haría ilusión tener a dos pelochos preciosos a la vez. El caso es que nos pusimos más prácticas. Como solo hemos hecho un intento, pensamos que igual esta vez podríamos poner uno y ver qué pasa. Otro aspecto muy determinante en esta decisión es el poder ‘alargar’ el ciclo antes que agotemos todos nuestros congelados y tengamos que empezar de cero, la verdad.

Comentamos todo esto con el Doc y él nos dijo -¡Oh, sorpresa!- que, en su opinión y por experiencia, la implantación no depende tanto de si se transfieren uno o dos embriones a la vez, sino de la calidad de estos, de su clase. Digo ‘Oh, sorpresa’ porque de eso hablábamos en otro post y de como profesionales de la reproducción asistida dicen que damos demasiada importancia a esto. No sé. Desde luego, supongo que os pasará como a mí, en esta materia te encuentras todo tipo de opiniones, entiendo que siempre basadas en la experiencia. Sin embargo, como está todo por descubrir –casi todo- en RA, en muchos casos son hipótesis. Sosa nos dijo que no nos preocupáramos. Él piensa que si ya con dos y buenos no nos quedamos, que a lo mejor con uno baja algo las posibilidades, pero que le parece bien probar ahora con uno, a ver qué tal sale la jugada y, con los resultados en la mano, ya extraeremos mejores conclusiones. Así pues, ¡vamos a poner en el terreno de juego a un jugador, a ver si trae la victoria a mi equipo!

 

Sedación para la ‘transfer’, ¿sí o no?

El siguiente punto que queríamos tratar con el Doc era este. De cara a la transferencia embrionaria, ¿sedación de nuevo? Ya os comenté en otros post que me mareo. Yo pensaba que era aprensión pero mi otro Gine me dijo que si no era por dolor ni miedo y que solía estar tranquila, tenía una posible explicación médica. Me la dio, ¡pero no me acuerdo! El caso es que para la primera decidimos que me sedaran. Yo iba a estar más tranquilas, ellos también, y seguro que eso iría genial para que se colocaran bien mis Melli y Zos –qué recuerdos me trae decir estos nombres, qué nostalgia…

En esta ocasión, charlando con él sobre lo que me pasó –me desvanecí en la prueba del catéter con Coppola, ¡visto y no visto!- le comenté que no me importaría volver a hacer una prueba, a ver qué tal. La verdad, lo confieso, que los 300 euros que cuesta esa sedación me animan a probar sin ella. Por un intento no pasa nada, digo yo.

Los profesionales de la Clínica han considerado que no está de más hacer ese amago de transfer plenamente consciente, y es por eso que tengo cita para el martes 12 de agosto para probar. Una horita antes debo tomar un Valium para relajarme, así que a ver qué pasa. Yo confieso que no tengo muchas esperanzas, vistos mis antecedentes, pero realmente voy tranquila, no me pongo nerviosa ni nada. Ya os contaré…

 

Una técnica ‘en pruebas’ que está dando ‘buenos resultados’: ‘Scratching’

Sigue leyendo

31

Nueve días de ‘vida’

No dejo de preguntarme a cada momento qué ha de estar sucediendo en mi interior, cómo estarán mis huevitos, si se estará desarrollando todo con normalidad… Pese a que soy positiva, a ratitos las dudas me asaltan y no dejo de pensar. Hoy es el día nueve de vida de mis pequeños: pasaron a criopreservación el día 6 de su desarrollo, ya como blastocistos. Así, como el viernes fue la descongelación y transferencia embrionaria, hoy cumplen nueve días desde su creación. Si se tratase de un embarazo ‘normal’, hoy sería mi día 9 de gestación.

He intentado encontrar información en Internet que pudiera entender, pero la verdad es que sobre implantación embrionaria e implantación o todo es muy genérico y vago o ya nos metemos en artículos y vídeos más complejos. Al terminar este post podéis ver uno que más o menos me ha sido de utilidad. Hay partes en las que me he perdido pero bueno, grosso modo, me ha sido de utilidad para imaginar un poco lo que ha de estar pasando aquí dentro:

–     Melli y Zos están ya en el endometrio,

–     Mis dos huevitos cuentan con dos partes bien diferenciadas: la externa, trofoblasto, y la interna, embrioblasto. De la primera saldrá la placenta y de la segunda el embrión.

–     Ahora mismo imagino han de estar irrigándose fuerte en el endometrio, introduciéndose en los tejidos de su mamá, ¡de mi!

–     Será ya entre la segunda y la tercera semana cuando mi sangre les llegue a ellos y haya ya realmente conexión madre-hijo, por así decirlo. De hecho me dijo el Doc que no me preocupara, que lo que yo tomara de alimentos, bebidas, etc., solo les afectaría a MelliyZos a partir de esta segunda-tercera semana.

Son nociones un poco ‘vagas’, pero bueno, ¡algo es algo! Entiendo que lo fundamental es que mi endometrio acoja bien la llegada de estos dos ‘intrusos’, por así decirlo. Y es que el cuerpo en principio puede recibir a estos huevitos como algo externo y ‘peligroso’ para el organismo, rechazándolos y produciéndose así la no implantación de los embriones. Para ello es fundamental la mente positiva, para que nuestro cuerpo esté receptivo a lo que está por venir, ¡a lo que ya ha llegado!

Os dejo el vídeo que os comentaba y si encontráis algún artículo o vídeo que pueda serme de utilidad para saber más sobre qué está pasando ahora mismo no dudéis en enlazármelo aquí. ¡Gracias!

37

Mientras tanto, miro la vida pasar

Soy una absoluta fan de Olvido Gara, nuestra Alaska. Y hace poquito sonaba en la radio este tema que tanto me gusta “mientras tanto miro la vida pasar, y no sabes cuánto me cuesta aceptar que no volverás”. Me he sentido identificada con esa primera frase: miro la vida pasar. Y es que se suceden los días, sé que ya falta menos pero más me impaciento.

El lunes es mi próxima meta. Tengo cita con el Doc para ver cómo está todo y creo que ya me darán fecha para la transferencia, que también imagino será la semana que viene con total seguridad. Ojala sea el sábado, porque me agobia sobremanera el tener que pedir un día en el trabajo y no saber bien cómo justificarlo, yo que nunca falto…

Leía hoy un comentario de nuestra compi de fatigas Lluvia, a la que parece le van a retrasar la punción. Y la verdad es que siento que entiendo tan bien esos sentimientos que ahora puede tener. Como ella decía, esto parecía que iba a ser algo rápido y corto, y para nada. En ocasiones se alarga en exceso. De hecho, siempre me digo que puede que esto esté siendo solo el principio, la verdad, porque nadie sabe qué nos espera, cuando alcanzaremos la meta ni siquiera llegaremos a conseguir nuestro sueño. Y esto es así. Nos guste o no. Aunque todo el mundo para dar ánimos te diga que sí, que podemos y lo tendremos. Ojala fuera todo tan sencillo, ¿Verdad?

Mientras tanto, mientras llega o no llega, miro la vida pasar. Un suceder de días en el calendario en espera de tiempos más bonitos y con un verde esperanza cegador. Ayer, en el Día del Padre, no podía más que soñar con que el año que viene sea el primer Día del Papá de mi niño de ojos azules. No veo por qué no. Pero tampoco está seguro que sea que sí. Lo que tenemos es este presente, y esta incertidumbre del hoy, mañana, pasado, el otro…
Hasta que llegue el lunes y el doctor Coppola me diga: “Todo está perfecto. Vamos adelante. Ahora el Progeffik y el sábado la transferencia”.

Un beso a todas. Y mucho ánimo, Lluvia.

18

Mi cigüeña se va a retrasar un poco

Bueno. No sé cómo empezar. Quizá por lo fundamental: mi transferencia de mañana se ha cancelado. Sorpresa total al visitar hoy a mi querido Doc.

Según nos ha explicado, fue una gran sorpresa la gran respuesta obtenida, el gran número de óvulos que se han conseguido y la calidad de estos. Sin embargo, teme que pueda darse hiperestimulación ovárica… Además, el apartamento de mis proyectos de bebés podría no estar preparado para acoger como se merecen mis huevitos. Sus palabras han sido “tu endometrio podría estar viejo dado el sobreesfuezo” que he realizado. Eso dificultaría la implantación de mis pequeñuelos.

La verdad es que según el doc se podría seguir adelante. Aparentemente no parece que esté mal ni yo me encuentro molesta, pero nos ha dicho más o menos que el ENDOMETRIO ES LA CLAVE… PERO ES TODO UN MISTERIO. La única forma de saber al 100% si está o no preparado es una biopsia, lo que significaría ya dejar ‘inhabitable’ el apartamento en este ciclo. Sigue leyendo

17

Este viernes, ¡cita con mi cigüeña!

Ya tenemos fecha de transferencia. Ya le voy viendo el final a esta primera FIV y por ahora todo marcha tan bien que siento que estoy en un sueño del que no quiero despertar, la verdad.

image

Me han llamado esta mañana desde la clínica con buenísimas noticias: Todo sigue adelante. Los huevitos están de lo más agustito en la incubadora y van progresando muy bien. En su mayoría, según me han explicado, van evolucionando muy bien: “Casi todos son de tipo A (muy buenisíiisimos), hay otros de tipo B (buenos) y solo uno de tipo C (regulín), lo que nos da fantásticas perspectivas”. Así que van a alargar lo máximo que pueden la estancia de mis proyectos de bebés en el laboratorio para que el viernes pasen a vivir ojala que por nueve maravillosos meses en mi vientre.

Estamos tan ilusionados, que solo a veces me viene un chispazo que me invita a poner los pies en el suelo. Todo marcha genial, de verdad, pero soy consciente de las probabilidades que hay de conseguir este deseadísimo embarazo y cuanto más alto subamos más alta puede ser la caída. Sigue leyendo